La Xunta logra sacar adelante sus presupuestos 87 días después de la investidura de Feijóo

Copia de El Ideal Gallego-2017-02-07-018-15302d04
|

Los presupuestos de la Xunta de Galicia para 2017 fueron aprobados ayer con el único voto favorable del grupo mayoritario en el Parlamento, el del Partido Popular, y sin incorporar ninguna de las 1.113 enmiendas que la oposición mantuvo vivas para este último debate. Las cuentas salen adelante tan solo 87 días después de la investidura de Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta, un periodo muy corto teniendo cuenta la situación actual de los parlamentos y consistorios, basados en la atomización y la falta de mayorías absolutas.
En el pleno de la Cámara, En Marea, PSdeG y BNG acusaron de “soberbia” y “arrogancia” a los populares, por no aceptar casi ninguna de sus propuestas. En comisión, únicamente se incorporaron las enmiendas del PP y una del Bloque para reducir el plazo en el que informar sobre modificaciones presupuestarias.
Así las cosas, las cuentas ascienden un 2,9% respecto a las de 2016, con 9.063 millones de euros (259 más) y tras agotar el techo de gasto para el presente ejercicio.
En su discurso, el portavoz del PP en el Pazo do Hórreo, Pedro Puy, reivindicó que son unos presupuestos “expansivos, prudentes y cumplibles, equilibrados y que están contribuyendo a que, una vez abandonada la recesión, se pueda seguir creciendo y redistribuyendo los resultados de ese crecimiento para que nadie en Galicia tenga problemas”.
Además, reiteró que “no es el momento para el incremento generalizado de la presión fiscal” y, “sin arrogancia alguna”, comentó que pactar presupuestos es difícil, para lo que puso los ejemplos del ayuntamiento de Pontevedra y la diputación en esa provincia. Ante esto, recibió críticas por el caso del Consistorio de Ourense.

“estafa”
En su turno, el viceportavoz de En Marea, Antón Sánchez, advirtió de que, a juicio de su grupo, Galicia no está “ante una recuperación”, sino ante la “consolidación de una estafa”.
“No nos resignamos”, avisó. “Creemos en este país y creemos necesario un cambio de modelo, la supresión de privilegios y la aplicación de políticas de igualdad”, destacó.
En su intervención, Sánchez expuso algunas de las 129 enmiendas de En Marea para, entre otras cosas, luchar contra la “pobreza energética” y los desahucios, así como para favorecer el desarrollo de los sectores primarios y la conservación del medio ambiente.
Mientras, el portavoz del PSdeG en el Parlamento, Xoaquín Fernández Leiceaga, opinó que en las cuentas “falta ambición y falta confianza”, al entender que “no reflejan la recuperación” de la economía.
Así, recriminó que con este presupuesto “no hay impulso a la inversión” y abogó por “darle la vuelta” para “ofrecer oportunidades de empleo” a los gallegos. Para ello, los socialistas mantuvieron 651 enmiendas vivas.
“Algo está funcionando mal en San Caetano”, consideró, al acusar a los “gestores” del Gobierno gallego de ser “incapaces de hacer llegar recursos a los que más los necesitan”.
Con la defensa de 333 enmiendas –tras la incorporación de la ya mencionada en comisión–, la portavoz parlamentaria del Bloque, Ana Pontón, explicó la “agenda en defensa de los derechos de las mayorías” que planteaban los nacionalistas.
Entre otros puntos, exigió la creación de una tarifa eléctrica gallega, una política “seria” en materia industrial y apoyo, en concreto, al sector de la automoción. Asimismo, Pontón pidió un posicionamiento “claro” para no permitir que Villar Mir “especule con el río Xallas” y evitar la venta de sus centrales en Galicia.

ALUSIÓN A VILLARES
Durante el debate hubo referencias a las consecuencias del temporal en la comunidad, y Puy también aprovechó para indicar como una “innovación” que sea la “primera vez” que en un debate definitivo de presupuestos no interviniese “quien se supone que lidera la oposición”, en alusión a Luís Villares (En Marea).
“En las mareas hay una coralidad, una pluralidad, que lleva a que no intervenga su líder”, ironizó, a lo que Sánchez replicó que tampoco “vino aquí quien lidera el PP de Galicia” y le reprendió al entender que no tiene “derecho a decir quién habla o quién no” en el pleno.
A mayores, el pleno debatió de forma separada el artículo 2 –que es el que recoge el estado global de ingresos y gastos– y al término se votaron las enmiendas y los presupuestos por secciones. El PP dio su apoyo y la oposición, mayoritariamente, se posición en contra, salvo contadas excepciones, como en organismos en los que parte o toda ella se ha abstenido.
A continuación, los grupos votaron el texto articulado del dictamen, con el resultado del respaldo del PP y el rechazo de la oposición, tras evitar el PP también en este apartado que prosperasen enmiendas.
En el debate del artículo segundo, Noa Presas (BNG) lamentó que solo se aprobase una enmienda en comisión, Abel Losada (PSdeG) censuró la “ideología” que el PP implementa con las cuentas, Manuel Lago (En Marea) urgió un impulso a la economía productiva de Galicia y Miguel Tellado (PPdeG) vio en ellos “tres minorías instaladas en la crispación”. n

La Xunta logra sacar adelante sus presupuestos 87 días después de la investidura de Feijóo