Los expropiados del Ofimático retoman las manifestaciones en Alfonso Molina

El Ideal Gallego-2014-01-11-009-7cdb032b

Los expropiados de los terrenos donde un día se levantará el Parque Ofimático se manifestaron ayer en la avenida de Alfonso Molina. Después de meses sin congestionar con sus protestas la principal vía de entrada y salida de la ciudad, ayer volvieron a empuñar sus pancartas y a apostarse bajo el puente peatonal que cruza Alfonso Molina bajo sus casas. Su intención era dejar bien claro al Ayuntamiento cuál es su postura de cara a la reunión que mantendrán el próximo lunes con los responsables de Urbanismo.
Después de que en los juzgados se rechazaran las apelaciones interpuestas por los vecinos contra sus órdenes de desalojo, el Ayuntamiento pueden solicitar su lanzamiento cuando lo desee. Dos de las familias más amenazadas, las dos formadas por jubilados, esperan que el gobierno local les ofrezca una salida que les permita acceder a una vivienda digna como la que disfrutan ahora.
En su manifestación estuvieron apoyados, como es habitual, por los activistas de la plataforma coruñesa de Stop Desahucios cuyo portavoz, Héctor Tejón, denunció la situación en la que se encuentran los vecinos, muchos de ellos mayores y sin recursos económicos, como Manuel Ramallo, un octogenario que reside en su casa, al borde mismo de las obras, con su pareja y con su hijo, que está enfermo y en paro. Precisamente Ramallo, junto con un matrimonio de jubilados, es uno de los citados el lunes por el concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, el próximo lunes, aunque hay por lo menos otros cuatro afectados, sin contar otro propietarios que por encontrarse en el lado contrario de Alfonso Molina.

retenciones
Durante la protesta de ayer los manifestantes permanecieron a un lado de Alfonso Molina, bajo la vigilancia de agentes de la Policía Nacional, así como de la Policía Local, en previsión de que causaran embotellamientos en plena hora punta. Los expropiados recuerdan que ellos nunca invaden la calzada, sino que son los propios conductores los que ralentizan su marcha para poder leer los mensajes de sus pancartas.
Y lo cierto es que algunos no tenían desperdicio. La mayor parte de ellos acusaban al Ayuntamiento de abandonarles y expoliarles, puesto que el gobierno local el que tiene la responsabilidad de  velar que no haya impedimentos para que las obras continúen adelante. Por eso, las dudas que han surgido en torno a la viabilidad del proyecto desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, y la dificultad de financiación con la que se encuentran los promotores, no han servido  para ralentizar el proceso de los desalojos.

Los expropiados del Ofimático retoman las manifestaciones en Alfonso Molina

Te puede interesar