El Ayuntamiento decide ahorrar dinero acortando en un mes el servicio de socorrismo en las playas

|

El Ideal Gallego-2011-06-01-002-471950f7 

La junta de gobierno decidió la semana pasada que este año la temporada de vigilancia en los arenales coruñeses duraría un mes menos de lo que era habitual desde hace cuatro años. Es decir, que comenzará el día 15 y no hoy, y finalizará el 15 de septiembre, en vez de extenderse hasta el final de dicho mes. El motivo es principalmente económico, y no afectará ni al número socorristas ni a los medios materiales de los que dispondrán, según explicó el jefe de Protección Civil, Carlos García Touriñán. El recorte afecta solo a los arenales del Orzán, Riazor y Matadero, que eran los que contaban con este servicio durante tres meses consecutivos, mientras que para los otras playas no implica ningún cambio.

abel peña > a coruña


  La llegada del mes de junio marca el comienzo del veraneo para muchos amantes de la playa,  que no se encontrarán en los arenales coruñeses del Orzán, Riazor y Matadero con la acostumbrada presencia de los socorristas vigilando desde sus sillas y casetas. La razón es que este año, y según decidió la junta de gobierno la semana pasada, la temporada socorrismo se acortará 30 días. De esta manera, los efectivos de socorrismo de Protección Civil  no pisarán las playas hasta el próximo día 15, y se marcharán otros quince días antes de lo que ha sido habitual en los últimos años. Con este recorte, los bañistas solo contarán desde el 15 de este mes hasta el 15 de septiembre con la protección de los salvavidas, en vez de estos dos meses completos, como se llevaba haciendo desde hacía cuatro años.
Según el jefe del servicio de Protección Civil, Carlos García Touriñán, el motivo de la decisión no es otro que el económico. Aunque el mismo Touriñán admitió que el ahorro no es tan importante como pudiera pensarse, también recalcó que el servicio de socorrismo durante cuatro meses es algo excepcional, en el que fue pionero el Ayuntamiento herculino hace cuatro años: “Luego comenzaron a imitarnos otros municipios, pero fuimos nosotros los primeros en hacerlo”.
El jefe del servicio matizó que la reducción de la temporada de socorristas solo afecta a los más concurridos arenales coruñeses (Orzán, Riazor y Matadero) puesto que en el resto de las playas, como Oza o el tramo de Santa Cristina que compete al Ayuntamiento coruñés, la presencia de los servicios de emergencia tampoco se hacia efectiva hasta mediados de este mes: “En realidad, no es un cambio tan grande, sobre todo teniendo en cuenta que, para muchos, la verdadera temporada de playa la marca el comienzo de las vacaciones escolares”.

Incidencias > Aún así, lo cierto es que si en años anteriores el Ayuntamiento decidió ampliar el servicio de vigilancia en estos arenales es porque, al ser los que se encuentran en pleno centro de la ciudad, son también los que reciben más visitas y los que, por tanto, más incidencias registran. El año pasado fue precisamente el Orzán donde se registraron más intervenciones, con más de 300, seguida de Riazor, con 260, Oza con 185 y Santa Cristina, con 62.
Por lo demás, el responsable del servicio recalcó que esta reducción en la temporada de socorrismo no se verá acompañada de una reducción en los medios, ni materiales ni humanos, en ninguno de los arenales, aunque el calendario de los preparativos se ha demorado proporcionalmente. “Ahora todavía se están montando las casetas y, como muy tarde, estará todo listo para la semana que viene”, asegura Touriñán.
Así, se instalarán  puestos de salvamento en todas las playas, incluida la de Matadero, que cuenta con esta infraestructura desde 2009, cuando se incorporó al disponer de más espacio tras el relleno de los arenales. En cada una de las casetas  los vigilantes dispondrán de una camilla, un equipo de oxígeno, un glucómetro y otros aparatos de primeros auxilios, además de dos ambulancias y diversas embarcaciones en Riazor y Oza, donde también contarán cada uno con un equipo de desfibrilación automática.
En cuanto a la cifra de socorristas, se mantiene en poco más de 60 efectivos, que precisamente fueron seleccionados el sábado pasado en las pruebas que se celebran cada año por estas fechas.
A pesar de todos estos recursos, Touriñán considera que la causa principal del éxito se encuentra en la prevención, “porque las campañas que hacemos van dando cada vez más resultado y la gente se vuelve más prudente, aunque para conseguirlo haya que insistir mucho”.  
El jefe del servicio reconoce que no siempre es fácil atraer la atención del público sobre los mensajes. “Pero no cabe duda de que la prevención es la única manera de reducir el número de víctimas y hay que insistir en ello”.

 

El Ayuntamiento decide ahorrar dinero acortando en un mes el servicio de socorrismo en las playas