Hércules de Armamento se hace con la gestión de la Fábrica de Armas

El Ideal Gallego-2014-09-16-003-7a712682
|

Las incógnitas sobre el futuro de la Fábrica de Armas comenzaban a despejarse ayer en Madrid, con la apertura de los sobres de concurso que ha otorgado a la empresa Hércules de Armamento la gestión de la factoría de Pedralonga. Una valoración de las propuestas técnica y económica superior a la del único oponente, el grupo IFFE, le han dado la adjudicación, tal como deberá ratificar en los próximos días el Ministerio de Industria.
Así lo confirmaba ayer Ramón Mejuto, que fue el último director de la fábrica y que ahora asume el mando en el nuevo proyecto, dirigido también a la fabricación de armamento.
Como avanzaba ayer, ahora se abre un período de trámites. Una vez que se ratifique la concesión del concurso, Hércules de Armamento tendrá un plazo de diez días para la presentación de una serie de requisitos y a continuación se abre el período en que la empresa deberá implantar sus sistemas de gestión y de seguridad, poner en marcha y reparar la maquinaria y completar los procesos de certificación y autorización de la fabricación de armas. “Estamos hablando de cinco o seis meses, siendo optimistas”, reconocía ayer Mejuto, que se mostraba resuelto a “perder el menor tiempo”, para en un plazo de medio año empezar a trabajar “con el máximo de personas posibles” de cara a estar funcionando en un año a pleno rendimiento.

reacciones
La decisión del Gobierno central no tardaba en obtener reacciones. Las primeras, la de la otra aspirante a hacerse con la gestión de las naves de Pedralonga, y que anunciaba su intención de trasladar “a otras ubicaciones” los proyectos diseñados para la Fábrica de Armas, que según entienden pueden tener encaje en el ámbito civil.
Allí, en la misma sede de la factoría, se congregaban ayer una parte de los trabajadores que protagonizaron durante meses el encierro para formar la continuidad de la actividad, en espera de la resolución del concurso, aunque no será hasta hoy cuando hagan pública su valoración sobre la resolución. Desde la sección sindical de la CIG-Santa Bárbara sí manifestaban “satisfacción” por la reanudación de la actividad industrial a la planta, en espera de que el proyecto ganador “permita recuperar o maior volume de empregos dos 172 despedidos”.
También el Ayuntamiento hacía pública su valoración, y se felicitaba por la consecución de un primer objetivo, “que haya un proyecto solvente”. “El esfuerzo de los trabajadores y del Ayuntamiento ha merecido la pena para conseguir esta oportunidad”, señalaban ayer desde el gobierno local, que destacaba que los trabajadores son “el principal activo” de la factoría.
“Confiamos en que la empresa tenga sensibilidad con los antiguos empleados”, formulaban desde el Ayuntamiento, un planteamiento que comparten los grupos de la oposición. Desde el PSOE, Mar Barcón expresaba su “máximo respeto” por la decisión, pero también el respaldo a los trabajadores, y esperaba la recuperación del empleo perdido. Y lo mismo el BNG, que apostaba por la “diversificación” productiva y pedía la recuperación de los empleos. 

Hércules de Armamento se hace con la gestión de la Fábrica de Armas