El oleaje dificulta las labores de búsqueda del pescador que desapareció en la costa de Corrubedo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Olas de hasta diez metros que llegaron a alcanzar varios caminos dificultaron ayer el segundo día de búsqueda de Sebastián Míguez, desaparecido en Corrubedo el pasado viernes cuando practicaba pesca deportiva.
Miembros de Protección Civil de Ribeira, de Porto do Son y de la Policía Local y Nacional se afanaron durante toda la jornada en la búsqueda del hombre de 71 años en la que también participaron vecinos y familiares.
El helicóptero también colaboró en las tareas de búsqueda en una zona concreta entre el Faro de Corrubedo y Seráns, un área marcada por el perro que acompañaba al pescador desaparecido.
El hombre salió a pescar el pasado viernes por la tarde, momento en que había temporal y olas elevadas, junto a su perro, que solía acompañarle.
La alerta de su desaparición se produjo después de que el perro regresara a su casa solo, por lo que empezaron las labores de rastreo. De hecho, fue el perro el que condujo a los servicios de Emergencias y a los familiares hasta el lugar en el que fueron hallados la caña de pescar y la mochila con la que el pescador ribeirense salía a practicar esta afición.
Además de los efectivos de búsqueda, la Cruz Roja también participa prestando apoyo psicológico a los familiares de Sebastián Míguez en estos duros momentos en los que cuentan con el apoyo de muchos vecinos. Está previsto que la búsqueda por tierra y por mar se reanude en las próximas horas aunque, como en jornadas anteriores, las labores estarán marcadas por el temporal de que azota la costa gallega.

desprendimiento
Por otra parte, las fuertes lluvias provocaron ayer un desprendimiento en el kilómetro dos en la autovía do Barbanza, que obligó a cortar un carril en dirección a Ribeira a la altura de Lestrobe.
No es la primera vez que esto sucede. En noviembre del año pasado, debido también a fuertes precipitaciones, se produjo en la misma autovía.
En Rianxo, las lluvias fueron  la causa de un salida de vía, en la  que, a pesar de la aparatosidad, la conductora salió ilesa.
La flota permaneció amarrada en la zona de O Barbanza, mientras que A Pobra vio como las intensas lluvias provocaban inundaciones de bajos y anegaba calles.

El oleaje dificulta las labores de búsqueda del pescador que desapareció en la costa de Corrubedo

Te puede interesar