El Leyma inicia el curso ante un Huesca asequible

Deporte Campeón-2013-10-04-025-7f56c0da
|

redacción
a coruña

El Leyma Natura inicia esta noche en tierras aragonesas su segundo curso en la División de Plata del baloncesto nacional, un arranque marcado por los problemas, tanto burocráticos como deportivos, que azotaron al club herculino.
Afortunadamente, el rival del debut no es uno de los ogros de la categoría, sino un Peñas Huesca que también ha tenido que apretarse muchísimo el cinturón para poder confeccionar su plantilla, que, al igual que la dirige Tito Díaz, anda algo corta de efectivos y presenta muchísimas más novedades que continuidad.
De la campaña pasada tan solo permanecen dos jugadores: el base Lluís Costa y el alero Edu Gatell –con pasado efímero, al principio del curso 2012/2013, en el filial del Basquet Coruña–. Ya no están sus tres referentes de hace un año, Jamar Samuels, Éric Sánchez y Charles Abouo, quienes volaron en diferentes direcciones en busca de un mejor contrato y un equipo más competitivo.
En casi idéntica situación se presenta el Leyma: dos jugadores que siguen, el base Ángel Hernández y el ala-pívot Javi Lucas, y, obviamente, numerosas novedades.
La mayor diferencia entre ambos planteles radica en la edad. Mientras que el conjunto aragonés ha optado –o no le ha quedado más remedio– por la juventud, el herculino ha podido hacerse con los servicios de jugadores experimentados como Jesús Castro, Mario Cabanas, Omondi Amoke, Sean Ogirri, Sami Haanpää y Jason Cain. En estos dos últimos hay depositadas muchas esperanzas. El alero finlandés viene de hacer un estupendo Eurobasket, mientras que el pívot estadounidense debuta en España tras varios años disputando la Bundesliga. Según Tito Díaz, será el jugador que, cuando se ponga en forma y se acople definitivamente –ha sido el último en llegar–, deberá dar el salto de calidad a la escuadra naranja.
A la espera de que eso suceda –paciencia, la madre de la ciencia–, los pupilos del técnico lucense empezarán hoy a poner en práctica las directrices que les ha marcado el jefe: construir un equipo desde la defensa y desarrollar un baloncesto ‘mosqueteril’, de todos para uno y uno para todos, el talento al servicio del grupo, en vez de el grupo al servicio de los talentos individuales. Y, por encima de todo, competir.
Habida cuenta las circunstancias –los problemas varios derivaron en una pretemporada al completo casi inexistente–, poco más se le puede exigir al Leyma Natura en esta puesta en acción. n

El Leyma inicia el curso ante un Huesca asequible