El carril bici metropolitano obligará a talar varias docenas de árboles

Los árboles jalonan actualmente la avenida de Primo de Rivera | javier alborés
|

El proyecto del carril bici metropolitano, con el que el Ayuntamiento espera incentivar el uso de este transporte sostenible para desplazarse entre La Marina y A Pasaxe, exige un espacio que supondrá talar docenas de árboles, tal y como señala en el proyecto. La concejala de Medio Ambiente, María García, reconoció ayer que, sobre el papel, es cierto que habría que acabar con una gran cantidad de ejemplares de gran porte, sobre todo en la avenida de Primo de Rivera. Sin embargo, la responsable aseguró que se están buscando alternativas para salvar el mayor número posible de árboles.
Según explicó García, el Ayuntamiento había incluido la eliminación de los árboles en el contrato porque era lo más costoso, de manera que querían que el contrato contemplara esa posibilidad si era la única opción que le daban las empresas. Pero aseguró que “estamos traballando na maneira de evitalo”. A juicio de la concejala, es importante para la zona que se mantenga el arbolado, y considera que el trayecto del carril bici tiene espacio más que pertinente para desarrollarse.
El carril discurrirá al borde de los jardines de Méndez Núñez y posteriormente continuará por la avenida de Linares Rivas y por la AC-12 hasta enlazar con el tramo de carril bici de San Diego. Al final del parque, la senda ciclista compartirá espacio bien con la acera, bien con la calzada, que se adecuarán para este uso. El nuevo carril bici contará con una longitud de 5,3 kilómetros y permitirá conectar la cala de Bens con la ría de O Burgo, aprovechando las vías ciclistas ya existentes para que se pueda recorrer todo el litoral coruñés en bicicleta.
Plantación de arbolado
Por otro lado, García anunció la puesta en marcha de la segunda fase de plantación de arbolado, que hasta ahora se había retrasado debido a la sequía. El Gobierno local invertirá 373.000 euros para plantar 630 ejemplares. El resto de los 1.500 árboles previstos para estos dos años se plantarán el año que viene.
Los árboles serán de gran porte, con más de cinco años en el vivero, para que cumplan unos estándares como los milímetros de diámetro o la altura de compa mínima a dos metros del suelo, lo que evitará problemas en el espacio público y aumentará sus posibilidades de supervivencia. La mayor parte se plantarán en Eirís, Novo Mesoiro, Los Rosales, Oza, Cances, O Ventorillo y Pablo Picasso. Siempre en zonas verdes, parques o zonas próximas.
En cuanto al centro urbano, se repondrán 200 árboles en 61 calles de la ciudad. Para García, se trata de una apuesta por hacer de la ciudad “más natural y humana”. y señaló que en algunas zonas se plantarán frutales que “darán lugar a unha actividade moi chula para os rapaces”. l

El carril bici metropolitano obligará a talar varias docenas de árboles