El presidente de Ucrania abre una ventana al diálogo, pero recurre a la mano dura en Kiev

Una manifestante coloca flores en los escudos de la Policía efe
|

El presidente de Ucrania, Victor Yanukovich, abrió ayer una ventana al diálogo con la oposición, pero no renunció a la mano dura, ya que la Policía dispersó por la fuerza a los manifestantes que bloqueaban los edificios públicos en Kiev.
Yanukovich dio una de cal al aprobar la celebración de una mesa redonda nacional entre Gobierno y oposición para encontrar una “solución de compromiso” tras 20 días de protestas antigubernamentales. Pero también dio una de arena, ya que los efectivos antidisturbios y las tropas del Ministerio del Interior desbloquearon las sedes del Gobierno y de la Administración Presidencial acordonadas por centenares de opositores.
En opinión de Yanukovich, “la mesa redonda puede ser una plataforma para el entendimiento”.
La propuesta pertenece al primer jefe de Estado de la Ucrania independiente, Leonid Kravchuk, de quien también partió la iniciativa de celebrar una reunión entre los cuatro presidentes para abordar la situación en el país que tendrá lugar hoy. Recientemente, los tres anteriores presidentes de Ucrania, Kravchuk, Leonid Kuchma y Victor Yuschenko, expresaron en una carta abierta su apoyo a las protestas populares, cuyo detonante fue la renuncia de Kiev a firmar un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.
El líder parlamentario del principal partido opositor, Batkivschina (Patria), criticó la oferta de diálogo por coincidir con la movilización de miles de efectivos antidisturbios y del Ministerio del Interior.
“Una mesa redonda no cabe en una celda cuadrada. Así nos invitan a una mesa redonda. Han venido varios miles de (efectivos del destacamento especial antidisturbios) Berkut y fuerzas del Interior, y nos llaman para declarar ante la Fiscalía”, dijo. La oposición demandó el fin de semana como condición para el diálogo la dimisión del Gobierno, la liberación de los manifestantes detenidos y el castigo de los que ordenaron la represión violenta de las manifestaciones pacíficas.
Tras el cumplimiento de esas condiciones, la oposición estaría dispuesta a hablar con las autoridades para formar un Gobierno técnico que se encargaría de negociar la asociación con la UE y convocar elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas, una vez reformada la Constitución. Ayer se cumplía el plazo que la Policía había dado a los manifestantes para desalojar el Ayuntamiento y desbloquear el Gobierno.

El presidente de Ucrania abre una ventana al diálogo, pero recurre a la mano dura en Kiev