Ferreiro buscará el pacto con los socialistas antes de recurrir a la cuestión de confianza

|

Nada más concluir el pleno en el que el PSOE y el PP rechazaron el presupuesto, Xulio Ferreiro explicó que se marca un plazo máximo de dos semanas para llegar a un acuerdo “concreto” con el Partido Socialista. Mientras, en caso de que no consigan alcanzar un consenso ambas formaciones, está decidido a utilizar la cuestión de confianza como mecanismo final.
“Vamos a facer un último intento de acordo co Partido Socialista, creo que é un escenario mellor que forzando a máquina cunha cuestión de confianza”, aseguró Ferreiro, quien añadió que no les “asusta” recurrir a la segunda opción.
El regidor aseguró que se marca este corto límite temporal para “non entrar nun bucle coma o ano pasado”, por lo que harán llegar con rapidez al Partido Socialista una propuesta de “acordo concreto”.
Así, Ferreiro explicó que esta oferta no será solo en referencia al presupuesto, sino que quieren establecer un marco “de relación” con el fin de evitar en el futuro nuevos episodios como el actual.
El alcalde no entró en detalles, pero dijo que le gustaría “recibir algún tipo de impresión do outro lado”. Este es un claro mensaje hacia la actual postura de los socialistas, a los que acusaron repetidamente de no hacer propuestas concretas sobre el presupuesto y solo querer cambiarlo desde la base porque no estaban de acuerdo con la “estructura”.
Esta posibilidad fue totalmente descartada por el regidor, quien dijo que “iso non vai a ocurrir” y aseguró que están “abertos a cambios”.
Una cuestión que Xulio Ferreiro no quiso ni entrar a valorar es una posible entrada del Partido Socialista en el Ejecutivo. “Nestes momentos temos que antepoñer os intereses da cidade sobre os propios”, dijo al respecto.

críticas
A la vez que lanzaba el ultimátum a la formación socialista, también criticaba que estos lleven 18 meses de “indefinición” en los que no pudieron “nin sentarse a falar” mientras que en la Xunta y en el Gobierno central el partido actúa de manera diferente. Además, acusó a la formación encabezada por José Manuel Dapena de realizar “unha votación conxunta co Partido Popular unha vez máis”.
Si las negociaciones con el Partido Socialista no llegan a buen puerto en los próximos días, Ferreiro manifestó que su intención es recurrir a una cuestión de confianza. 
“Se vemos que non é factible nos próximos días tampouco nos vamos a enredar” aseguró antes de añadir que la moción de confianza no les “asusta”.
El alcalde había asegurado el pasado fin de semana que este “non é un bo recurso”, pero que sería la última opción en caso de que no consiguiesen sacar adelante las cuentas. 
De esta manera se expresó también ayer y declaró que utilizará este mecanismo si así lo considera porque “a cidade necesita uns orzamentos”.

Ferreiro buscará el pacto con los socialistas antes de recurrir a la cuestión de confianza