El marido de la mujer asesinada en el hospital no fue detenido, pero sí existían sospechas de agresión

GRA479. VERÍN (OURENSE), 09/05/2015.- La iglesia de Pazos, perteneciente al municipio de Verín, se ha quedado esta tarde muy pequeña, dado que familiares, amigos y vecinos de la mujer asesinada en una habitación del Complejo Ho
|

La Guardia Civil solicitó verbalmente al Juzgado de Instrucción número 1 de Verín la detención del hombre acusado ahora de acabar con la vida de su mujer, tras pasar la noche con ella en un hospital en el que estaba ingresada por una agresión y acuchillarla al amanecer causándole la muerte.
Fuentes del caso informaron de que cuando la víctima fue bajada a planta se tramitó esta petición, toda vez que parecía poco creíble que esta persona, que fue atendida por una lesión cerebral, fuese golpeada según denunció su esposo en una tentativa de robo con violencia sufrida en su domicilio de Pazos, en Verín
Ya con carácter previo, indicaron estas fuentes, se había requerido, en este caso por escrito, la intervención del teléfono del presunto agresor, que se llama Aniceto, al apreciar “indicios fundados” de un posible caso de violencia de género, y de que, en lugar de una sustracción, el golpe se lo hubiese dado él.
El supuesto autor de este crimen está siendo investigado por la muerte violenta de su mujer, a la que presuntamente hirió con un arma blanca provocándole el óbito a primera hora de la mañana del viernes.
Por su parte, el presidente de Xuíces pola Democracia, Luis Villares, pidió prudencia ante el caso del asesinato.
Villares señaló a la prensa en Santiago que “ante un hecho delictivo o una sospecha de responsabilidad criminal, hay que aportar indicios probatorios sólidos para evitar una limitación de los derechos fundamentales” de un ciudadano.
De cuestiones previas, como la existencia de un aviso verbal de la Guardia Civil al juzgad por la creencia de que el presunto autor de estos hechos podría actuar con violencia machista hacia su mujer, subrayó que “si no quedaron por escrito, pudieron no tener la intensidad que ahora se dice que tuvieron”.
Por otro lado, la iglesia de Pazos, perteneciente al municipio de Verín, se quedó en la tarde de ayer muy pequeña, dado que familiares, amigos y vecinos de la mujer asesinada se acercaron a dar su adiós a la víctima.

El marido de la mujer asesinada en el hospital no fue detenido, pero sí existían sospechas de agresión