La dueña de uno de los perros envenenados en la plaza Elíptica estudia presentar una denuncia

|

Las mascotas están de nuevo en peligro, esta vez en el barrio de Los Rosales, tras la aparición de alimentos con productos tóxicos en la plaza Elíptica. Varios vecinos han detectado esta problemática a lo largo de los años, si bien el último caso es el denunciado por Carla Muñóz, que tras pasar la Semana Santa en la zona perdió a uno de sus perros por envenenamiento.

La propietaria del can fallecido, Apple, –que tiene otro perro, Wifi– asegura que aunque su mascota paseaba por otras zonas como Orillamar fue tras llevarlo varios días seguidos a la zona verde de la plaza Elíptica cuando el perro empezó a enfermar. “Está confirmado que murió por envenenamiento; tras estar unos días aquí empezó a vomitar y a tener hemorragias internas y murió”, explica Carla Muñóz.

Aunque en los últimos meses no ha habido denuncias por casos similares en la misma zona, si se dieron en 2007 e incluso hace dos años. “Mucha gente no denuncia, yo no sabía que el perro de una amiga había muerto igual aquí hasta ahora”, comenta la dueña, que quiere hacer público el problema para evitar que puedan ocurrir situaciones similares. De hecho, la zona en la que Apple pudo alimentarse con algún hueso o comida envenenada es un lugar de paseo habitual para dueños y perros en el barrio.

Una vez pasado “el shock”, Muñóz se plantea denunciar lo sucedido ante la Policía si bien afirma que solo pretende que la persona que está colocando el veneno en la plaza “no lo vuelva a hacer”.

 

La dueña de uno de los perros envenenados en la plaza Elíptica estudia presentar una denuncia