Lluvia de millones en O Salnés

En la administración de Lotería de O Grove -ubicada en la calle Luis Seoane- celebraron la venta del premio Gordo que cayó en el 72.897 | gonzalo salgado
|

El de ayer fue un día muy feliz en varias familias de la comarca de O Salnés. Pese a los perímetros, las restricciones severas y la incertidumbre propiciada por el coronavirus en la mayor parte de las localidades la ilusión del premio extraordinario de la Lotería Nacional volvió a expandirse ayer por toda la Ría de Arousa. La cantinela de los niños de San Ildefonso se escuchaba desde primera hora de la mañana en bares y comercios. Aunque bien es cierto que en todas las administraciones de Lotería arousanas coinciden en que este año se jugó más y que lo que se jugó fue a última hora “en este sorteo normalmente siempre se juega, algo, aunque sea poco”, advertían algunas. Lo cierto es que la suerte para la zona arousana madrugó. Un Quinto premio -el 86986- se quedaba en la administración del Bar Baltar en Caldas. Un regalo que no hacía prever que lo mejor todavía estaba por venir. Y es que bien es cierto que hace años que los grandes premios esquivan a la comarca de O Salnés en el sorteo extraordinario de Navidad.

Fue a tan solo tres minutos de las doce del mediodía cuando se cantó uno de los dos Cuartos premios, el 75981, dejando alegría y mucha satisfacción en Cambados. La administración ubicada en la Praza de Abastos fue la encargada de vender las 12 series de un número que repartió en la capital del albariño 2,4 millones de euros. Cada agraciado con un boleto tiene premio de 20.000 euros. La mayoría, según explicaban desde la administración, se quedó en el pueblo. En este caso concreto los cambadeses se beneficiaron del perímetro dado que muchos compraron a última hora y en casa ante la imposibilidad de desplazarse a otras localidades para este menester. Se cumple así el dicho de “non hai mal que por ben non veña”, tan típico de tierras gallegas.

Cuando en Cambados ya estaban celebrando el bienvenido Cuarto premio saltó el Gordo, el número más esperado cada año en el sorteo del 22 de diciembre. Y ahí estaba entre los municipios del listado más deseado el nombre de O Grove. La localidad meca ya calentó motores el año pasado con un Tercero que dejó pequeñas alegrías. Este año la satisfacción ha sido mayor, y también la emoción. A las puertas de la administración de Lotería número 1 ubicada en la calle Luis Seoane se acercaron vecinos, agraciados y periodistas por doquier. Como no, tampoco faltó el champán. Una serie completa del 72.897 deja así cuatro millones de euros en una localidad que está de racha en cuanto a premios en estas últimas semanas. Y es cabe recordar que el restaurante Culler de Pau se convertía en el primer gallego en tener dos estrellas Michelín. Lo que viene siendo el Gordo de la gastronomía en España. La noticia de que el Gordo había tocado en territorio meco se extendió muy pronto y los vecinos no hablaban de otra cosa ayer. Tanto ahí como en Vilagarcía, que este año no ha sido tocada con la varita de la suerte en Navidad. “Tocó en O Grove”, se decía en la Praza de Abastos al mediodía. Las buenas noticias siempre vuelan.

Mientras que la efervescencia en O Grove y Cambados era absoluta los niños de San Ildefonso continuaban cantando premios. Fue entonces cuando salió otro Quinto premio, el 43831, que quiso despedirse de localidades arousanas como Meis y Moraña dejando un pellizco que alegró el día.

El resto, y finalizado el sorteo, se conformó con revisar las pedreas o los reintegros en un arranque oficial de las Navidades y despedida de un año muy duro en el que el “o importante é ter saúde” cobra, si cabe, más sentido que nunca.

Lluvia de millones en O Salnés