Un joven y un grupo de vecinos salvan a una mujer de una agresión

En la imagen, un coche de la Policía Nacional. EFE/Archivo
|

Un joven acudió a rescatar a un mujer cuya pareja rompió la puerta de su vivienda para agredirla y los vecinos le ayudaron a retener al hombre en estado ebrio que acabó insultando y pegando a los agentes que lograron finalmente detenerlo, informó hoy la Policía Local del municipio pontevedrés de Vilagarcía de Arousa.

El hombre, de 50 años, originario de Navarra, acudió hacia las 22:00 horas de anoche al edificio de Vilagarcía donde residía con su pareja, con la que había reanudado la relación hace dos meses después de una interrupción, pero ésta se negó a abrirle la puerta al comprobar que estaba bajo los efectos del alcohol, y acabó estirándose en el suelo y durmiendo.

Una hora después, al despertarse, el hombre comenzó a golpear la puerta con violencia hasta acabar derribándola y un joven de 25 años que se encontraba visitando a unos parientes en la zona, sorprendido por los gritos y la agresividad, decidió intervenir y logró rescatar a la mujer y sacarla de la vivienda.

Una vez en la calle, con ayuda de los vecinos, consiguió impedir que el hombre saliera y entre todos lo encerraron en el portal, sujetando la puerta entre varios para impedir su huida, mientras alertaban a la Policía Local para pedir ayuda y refuerzos.

Los agentes constataron a su llegada la actitud "muy agresiva" del individuo, que no solo continuaba lanzando insultos de índole machista y amenazas contra la mujer, sino que también intentó abalanzarse para agredirla físicamente, por lo que tuvieron que neutralizarlo en el suelo y ponerle los grilletes.

El hombre, que opuso resistencia a su detención, fue trasladado posteriormente a un centro médico y en el trayecto continuó profiriendo insultos y provocaciones contra los agentes llamándoles "fascistas y nazis".

Una vez en el centro médico, insultó también a facultativa que lo atendió con actitud de carácter machista, según los agentes que lo custodiaban.

Posteriormente, al ser ingresado en una célula de la Policía Local prosiguió con su actitud de proferir amenazas y insultos machistas hacia su pareja y a las mujeres en su conjunto.

La víctima, de 49 años, que ha sufrido lesiones, ha acudido a un centro médico para someterse a un reconocimiento tras ese episodio en que el que la intervención del joven y de los vecinos ha evitado que pudiera derivar en una tragedia más grave.

Un joven y un grupo de vecinos salvan a una mujer de una agresión