Archivada la causa por la desaparición de Sonia Iglesias

VGO05.PONTECEDRA,01/09/2010 .- Los familiares y amigos de la desaparecida Sonia Iglesias convocaron una manifestacion que partió de la Plaza de la Herreria y recorrio varias calles de la ciudad del Lerez. En la foto vecinos del Campo da Torre, dond
|

La Audiencia de Pontevedra confirmó el sobreseimiento provisional de la investigación sobre la desaparición de Sonia Iglesias tras desestimar los recursos presentados por la Fiscalía y por su familia, informaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Xustiza.
Tras el anuncio del archivo, el fiscal jefe de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, insistió en que “ni la Fiscalía ni la Policía van a dejar de investigar esta desaparición”.
Aladro confirmó que ahora ya no cabe ningún recurso porque la resolución de la Sala pone fin al procedimiento y permite, habida cuenta de la inexistencia de ilícito, que se archive provisionalmente.
Según Aladro, esto significa que no se archiva hasta que no transcurran los períodos de prescripción del ilícito penal. La reapertura de la causa estaría supeditada, fundamentalmente a la aparición de nuevas pruebas.
El archivo provisional implica la suspensión del proceso en tanto no aparezcan nuevas pruebas.
El Juzgado de Violencia contra la Mujer había dictado el sobreseimiento pero tanto el ministerio fiscal como los familiares de Sonia Iglesias, desaparecida en agosto de 2010, pedían que se le practicara a su expareja, Julio Araújo, el llamado “test de la verdad”.
Este tribunal consideró que no existen “indicios sólidos” para continuar con el procedimiento, en el que Araújo fue llamado a declarar como imputado y luego se levantó su imputación.
La prueba P-300 o de ‘Potencial Cognitivo Evocado’, popularmente conocida como “test de la verdad”, registra picos en la actividad cerebral de la persona a quien se practica, lo que podría servir, por ejemplo, para determinar si conoce un lugar que se le muestre en una fotografía.
Su uso es polémico desde el punto de vista jurídico, porque puede entenderse como una autoincriminación no buscada, lo que iría contra el derecho de defensa protegido.
El caso llevaba cuatro años abierto en el momento en que se tomó la decisión del sobreseimiento provisional, pues incluso se revisaron varias veces unas grabaciones de seguridad que no arrojaron luz sobre el asunto.

Archivada la causa por la desaparición de Sonia Iglesias