Un fin de semana para saltarse las dietas

30 septiembre 2013 A Coruña.- La feria Think in Cakes se cierra tras dos jornadas con más de 7500 visitantes
|

Este fin de semana A Coruña es capital... pero no solo de la provincia. La ciudad mutará en el país del caramelo, el chocolate y el azúcar por obra y gracia de la segunda edición de la Feria Internacional de Repostería Creativa Think in Cakes. Más de un centenar de expositores se instalarán en Expocoruña con la intención de conquistar al visitante por los ojos, para que se introduzca en el mundo de la escultura comestible.
Aunque el público no podrá caminar por los pasillos más golosos hasta el sábado, desde hoy el aire coruñés tiene un olor más azucarado y muchos fans de la pastelería descubren que las nubes son de algodón. El secreto de tal fenómeno que ni la Agencia Estatal de Meteorología puede explicar es que hoy echan a andar los cursos de profesores internacionales de la repostería creativa destinados a mejorar la técnica de los pasteleros de profesión. Estos se extenderán hasta el próximo martes.
Pero la filosofía del moldeado de tartas y cupcakes ha contagiado a la ciudadanía hasta tal punto que “ya se han vendido más entradas que el año pasado en estas mismas fechas”.
Los promotores de la cita dulce por excelencia, Leandra Barela e Iván Villamisar, esperan que el ansia de feria “se dispare en los últimos días” al igual que la distribución de pases. La intención es superar los 7.500 asistentes, algo que no será muy difícil si se tiene en cuenta que esta feria tiene ventaja sobre otras: la comida  o, más bien el postre, es el protagonista absoluto.
Una vez se abran las puertas de Expocoruña, los amantes de este nuevo arte digno de su propio reality televisivo podrán degustar y probar los productos de “medio centenar” de expositores entre los que se reparten los que dan de comer y los que ofrecen herramientas para trabajar. El público también podrá disfrutar de demostraciones gratuitas en los stands. En la agenda hay talleres de media hora de duración en los que se descubrirá cómo se modelan las flores de azúcar, qué técnica se utiliza para la cobertura de las tartas o cómo se decora el papel apto para las papilas de todo aquel que se salte la dieta.
Los niños de más de cuatro años, fanáticos del pasteleo y de mancharse hasta las cejas, podrán aprender a hacer cookies y cupcakes en las siete clases que se irán desarrollando a medida que sus padres los inscriban al llegar al recinto. Y para las personas con ganas de recubrir de ganaché sus vidas habrá un servicio de asesoramiento.

Un fin de semana para saltarse las dietas