Los aforamientos y la resaca del debate marcan la jornada electoral andaluza

GRA527. MÁLAGA, 17/03/2015.- El candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía por el partido del PP, Juanma Moreno (i) y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy saludan a los asistentes durante el mitin celebrado en Málaga. EF
|

La resaca del segundo debate televisivo protagonizado el lunes por los candidatos con representación parlamentaria (PSOE, PP e IU), y la polémica sobre la eliminación de los aforamientos, marcaron ayer la jornada de la campaña de las elecciones andaluzas.
Restan cuatro días para que la campaña finalice y los candidatos incrementan su actividad mirando al viernes, el último día, para pedir el voto e intentar convencer al 41% de indecisos que recogen las encuestas.
La jornada ha estado marcada por la resaca del debate televisivo y, en buena medida, por la propuesta lanzada en el plató por el candidato del PP-A, Juanma Moreno, de eliminar el aforamiento de los 109 diputados del Parlamento andaluz en la próxima legislatura.
En su primera comparecencia del día, la candidata socialista, Susana Díaz, apoyó esta propuesta e instó a Moreno a que llame al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para hacerlo en toda España. “Lo que no entiendo es por qué se negó Rajoy hace un mes, por qué Cospedal votó en contra, y ahora, un mes después, el PP andaluz dice que sí”, señaló en Utrera (Sevilla).
En su respuesta, Moreno denunció que Díaz está buscando “coartadas” para no eliminar el aforamiento, porque “no le gusta hablar de Andalucía ni siquiera asumir su responsabilidad en Andalucía”.
A nivel nacional, recordó, habría “que cambiar prácticamente la Constitución”, mientras que en su comunidad “solamente hay que cambiar el Estatuto de Autonomía”.
Mucho más gráfico fue el candidato de UPyD, Martín de la Herrán, que ha asegurado que la propuesta de Moreno suena a “cachondeo” viniendo de este partido, con “lo que tiene encima”, y sostuvo que, al igual que otros partidos, el PP les ha “copiado”.
Sobre el debate, Susana Díaz dijo estar “contenta” y “satisfecha” de su intervención y ha avisado de que no le va a “callar nadie” cuando “mientan” o se “metan” con Andalucía.
Para Juanma Moreno, el debate demostró que hay “dos estilos diferentes”: el suyo, basado en la “humildad”, y el de la socialista, con una actitud “soberbia y altiva” que solo busca “la pelea con todos”. El candidato de IU, Antonio Maíllo, opinó por su parte que el debate fue “un poco bronco” por parte de Díaz y Moreno y cree que “siempre hay que tener buenas formas”.
En cuanto a quién ganó el debate, durante un acto público en El Ejido (Almería), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dio por ganador a Moreno y le recordó a Susana Díaz que “tuvo una semana para prepararlo”.
A juicio de Cayo Lara, coordinador general de IU, Maíllo puso “seriedad y alternativas”, mientras Martín de la Herrán (UPyD) considera que los grandes perdedores del debate no fueron ni uno ni otro candidato, sino los andaluces.

Los aforamientos y la resaca del debate marcan la jornada electoral andaluza