El Puerto recibe a casi 5.000 pasajeros y tripulantes en la escala más multitudinaria en lo que va de año

Los dos cruceros se distribuyeron entre los muelles de Transatlánticos y Calvo Sotelo Sur | pedro puig
|

El Muelle de Transatlánticos recupera poco a poco la normalidad después de las cancelaciones en la agenda de escalas provocadas por los sucesivos temporales. Si el pasado jueves A Coruña recibía a un pequeño buque de pasajeros con poco menos de 200 viajeros, ayer arribaron por vía marítima casi 5.000 personas a bordo de dos grandes cruceros. El ambiente turístico se dejó notar durante toda la mañana en el centro de la ciudad y se espera que este movimiento vaya a más a partir de abril, cuando se inicie la temporada alta de atraques.

En la mañana de ayer la Terminal de Cruceros recibió a cruceristas y tripulantes del transatlántico “MSC Magnifica”, propiedad de la naviera MSC, que arribó a la ciudad con alrededor de 2.200 clientes así como unos 1.000 empleados. Al tratarse de un buque de gran tamaño, la otra visita de la jornada, la del “Balmoral” de la compañía Fred Olsen, se centralizó en el muelle de Calvo Sotelo Sur.

Gracias a la puesta en servicio de dos líneas de atraque bastante separadas la gran afluencia de público se repartió entre el entorno de La Marina y O Parrote y la plaza de Lugo, pues la gente que bajó a tierra desde el “Balmoral” –que llevaba más de 1.200 viajeros y unos 500 tripulantes– tenía más cerca ese lugar. Un gran número de esas 4.900 personas disfrutó del municipio conociendo sus calles más céntricas y haciendo algunas compras en los supermercados del entorno.

Fotografías y compras
Uno de los lugares elegidos por los visitantes extranjeros para pasear fue la explanada de O Parrote, donde aún se podían escuchar diferentes idiomas y ver a mucha gente a la hora del primer turno de comida a bordo. La meteorología, que no fue demasiado benévola pero tampoco resultó tan mala con en días anteriores, hizo posible las instantáneas que se llevarán los cruceristas.
La mayor parte del público, de mediana edad, se entremezcló con otros turistas llegados a la localidad para disfrutar de toda la Semana Santa. Igualmente, vecinos ya de vacaciones de caminata con los niños en casa brindaron a los cientos de cruceristas la imagen de una ciudad con más movimiento del habitual por esta zona tan céntrica.

Esa buena ubicación también fue aprovechada por muchos para hacer algunas compras en el comercio de proximidad o para disfrutar de unas consumiciones en los bares, especialmente, en los que tienen terrazas que dan a La Marina. No hay que olvidar que al menos uno de los buques, el más grande, viajaba desde el puerto de Leixoes, en Portugal, hacia el muelle base en la localidad de Southampton y es habitual que cuando los viajeros regresan a casa realicen más gastos para no tener que cambiar el dinero una vez en tierra en su país.

Ocho escalas en abril
Después de la llegada de dos de las principales navieras que trabajan con la Autoridad Portuaria le tocará el turno a la empresa P&O Cruises que traerá al “Britannia” el próximo lunes. El gestor de la Terminal de Cruceros estima que a bordo vendrán 3.600 clientes y 1.500 empleados.
El mes de abril se completará con otras siete escalas hasta alcanzar la cifra de más de 13.000 turistas. En mayo, del que aún no han trascendido datos, se espera el pico más alto de afluencia. l

El Puerto recibe a casi 5.000 pasajeros y tripulantes en la escala más multitudinaria en lo que va de año