Los alumnos de centros concertados tienen un nivel académico un 33% más elevado

|

Según el informe “Estudiantes de bajo rendimiento: Por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito” de la OCDE, publicado ayer en base a los resultados de PISA 2012, los estudiantes que proceden de un entorno socioeconómico desfavorecido tienen una probabilidad tres veces mayor de tener bajo rendimiento académico que los de entornos más favorecidos, al tiempo que destaca entre sus conclusiones que los alumnos que asisten en España a colegios concertados tienen, de media, una probabilidad del 33% menor de tener malos resultados académicos que los que van a centros públicos. 
PISA define “bajo rendimiento” a la puntuación por debajo del nivel 2, que es el básico, en ciencias, matemáticas y lectura, es decir que “no pueden enfrentarse a la resolución de problemas que requieran razonamientos complejos”.
El bajo rendimiento en la escuela puede tener consecuencias “severas” para los estudiantes y para la sociedad en su conjunto, según advierte la OCDE en este documento, en el que asegura que estos chicos de 15 años con malos resultados académicos tienen mayor riesgo de abandonar los estudios y más dificultades para conseguir trabajos bien remunerados.
Además, asegura que cuando una alta proporción de la población carece de los conocimientos y habilidades necesarias “el crecimiento a largo plazo de un país puede verse comprometido”. De hecho, estima que si todos los estudiantes de 15 años en España alcanzaran por lo menos el nivel 2, el básico en PISA, el PIB de España en 2095 subiría un 15%.

materias
En Matemáticas, en 2012, el 24% de los alumnos españoles (94.000) obtuvo un mal resultado frente al 23% de la OCDE; en lectura, el porcentaje de estudiantes que no alcanzó el nivel básico fue del 18%, igual que la media de la OCDE; y en ciencias un 16%, dos puntos por debajo de la media de la OCDE. En las tres materias, la proporción de alumnos con bajo rendimiento fue del 10% (42.000 alumnos) frente al 12% de la media de los países que participaron en PISA 2012.
En concreto, en Matemáticas las probabilidades de no alcanzar el nivel básico son mayores para las chicas, los estudiantes de entornos socioeconómicos desfavorecidos, los de origen inmigrante, los que no han recibido educación preescolar o solo un año, los que han repetido curso y los que estaban matriculados en aquel momento en los Programas de Cualificación Profesional Inicial –no tienen ESO–.
Al igual que la media de los países de la OCDE, en España, los estudiantes que tienen un bajo rendimiento pierden clase con más frecuencia: en el año 2012, un 43% de los alumnos con malos resultados en matemáticas perdieron al menos un día entero de clase, casi el doble que la media de la OCDE, que fue del 23%. Se trata de uno de los porcentajes más altos de los países que participaron en PISA 2012.

Los alumnos de centros concertados tienen un nivel académico un 33% más elevado