El Gobierno da por atajada la “patraña” independentista tras un mes de aplicación del 155

Mariano Rajoy preside el Consejo de Ministros que aprobó la aplicación del artículo 155 | aec
|

El Gobierno considera que, un mes después de la aprobación de las medidas adoptadas en aplicación del artículo 155 de la Constitución, los independentistas “se han dado de bruces con la realidad”, su “patraña” fue atajada y tuvieron que rendirse a la normalidad que ansiaban los catalanes.
Hoy se cumple un mes desde que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, tras el preceptivo aval del Senado, anunció las decisiones que iba a poner en marcha ante la actitud de los soberanistas abanderados por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.
Entre ellas, la destitución de todos los miembros del Govern, empezando por el propio Puigdemont, la asunción de las responsabilidades del gobierno catalán y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre.

Normalidad
Rajoy explicó que el objetivo era devolver la normalidad a Cataluña, aunque era una incógnita cómo iba a transcurrir el día a día tutelado por el 155.
Un mes después, el Gobierno, con Rajoy a la cabeza, resume lo acontecido desde entonces como la vuelta a la serenidad y la normalidad, y resalta la contribución de los funcionarios de las instituciones catalanas a que eso haya sido posible.
Una situación de normalidad a la que, señalaron fuentes del Gobierno, no ayudó algún “elemento distorsionante” como el hecho de que Puigdemont haya intentado evadir la acción de la Justicia huyendo a Bélgica.
Y enmarcan en el ámbito de las decisiones judiciales el hecho de que los exconsellers que no le acompañaron en su salida de España, entre ellos el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, permanezcan en prisión.

Satisfacción
Las fuentes citadas reconocen “cierta incertidumbre” que existía respecto a lo que podía ocurrir en Cataluña a partir del día después de que el 155 empezara a ser efectivo, y aseguran que se pudo comprobar con satisfacción que la mejor noticia es
que no hubo noticias que alteraran la normalidad.
“Las cosas están funcionando bien”, dijo Rajoy apenas quince días después de aplicar el 155, y en ello se ratificó esta misma semana en su primer acto en Cataluña como presidente desde que están en vigor las medidas.
Lo hizo en su intervención el miércoles en un acto de la principal patronal catalana, Foment del Treball, donde reiteró su llamada a que se detuviera la fuga de empresas y explicó que recurrió a la vía del 155 en cumplimiento de un deber para con la sociedad.
Un día después, en otro acto en Galicia, se mostró convencido de que ese artículo del texto constitucional dejó de ser “una especie de leyenda inaplicable” para convertirse en una realidad que aportó serenidad y que hizo que la situación esté ahora mucho mejor.
Más allá de las palabras de Rajoy, las fuentes del Gobierno recalcan que no hubo otra opción que hacer valer la fuerza de ese artículo, legítimo pero excepcional, y que, hoy, el resultado deja patente que fue un acierto.

Fabulaciones
Creen, además, que el discurrir de los días hizo palpable la sucesión de “mentiras” y “fabulaciones” con las que se intentó engañar a los ciudadanos.
Pero el Ejecutivo asegura que no desea que las decisiones al amparo del 155 estén en vigor ni un día más del estrictamente necesario y, por ello, confían en que las elecciones del 21 de diciembre permitan cuanto antes la formación de un nuevo Govern.

El Gobierno da por atajada la “patraña” independentista tras un mes de aplicación del 155