Vicente muestra sus dudas y buena predisposición

Vicente, durante un entrenamiento en Riazor | Quintana
|

La semana que viene, controles, y a entrenar de manera individualizada para ir recuperando la esperada normalidad. Vicente Gómez mantiene el discurso de todos los jugadores. Están preparados, tienen ganas, pero quieren seguridad y muestran, como todos, “dudas e incertidumbre”. “En la plantilla no ha habido ningún caso”, comenta el mediocentro canario. “El entrenamiento individual no tiene mucho peligro. Creo que es más seguro que ir al super a hacer la compra. La ciudad deportiva estará preparada”.

Vicente no tiene “miedo”, pero sí “incertidumbre”. “Cómo serán las cosas, si se consigue bajar más la curva... A ver si se va quitando el virus de la sociedad porque puede haber algún rebrote y que nos afecte. Mi preocupación va más por ahí”, explicó.

Y esas “muchas dudas hacen que sea “partidario de jugar en verano pero no precipitarse”.

“A los jugadores nos van a tener controlados. El principal problemas es con gente de otras ciudades; todo depende de cómo vaya la desescalada”, manifestó el futbolista insular en la rueda de prensa virtual de cada día.

Insistió en que encara la situación de la mejor manera. “Todos debemos empezar poco a poco con la normalidad. Primero haremos los test y luego empezaremos a entrenar”. Y aunque se pide la mayor de las seguridades reconoce que piensa como toda la sociedad “Todos teníamos ganas de salir de casa”.

El objetivo de esta vuelta al trabajo es estar preparados si se puede comenzar el campeonato. “Soy consciente de que hay que acabar la liga pero no sabemos lo que va a pasar”, comentó.

Vicente entiende que empezar a trabajar de esta manera es acertado, pero invita a la prudencia, a no establecer calendarios o fechas más allá, pues “todo puede cambiar”.

Cuestionado por cómo está llevando el confinamiento el canario manifestó que se marcaba sus rutinas y que las cumplía sin problemas. “Me he cuidado muchísimo. Manu Pombo nos ha mandado muchísimas tareas”, confesaba, aunque es evidente que el trabajo en casa –siendo muy bueno, como en el caso de los deportivistas– no es completo. No es “volver a poder correr, a entrenar situaciones de fútbol...”.
Vicente explicó que cuando Fernando Vázquez llegó al Depor “estaba en un buen momento. Vi la ultima amarilla contra el Tenerife en casa y ya empecé con un déficit”. Entiende que el entrenador encontró “un grupo de jugadores que el entendía que estaban preparados para hacer eso y no encontré sitio. Antes del parón hablábamos de intentar poder dominar más el juego y quiero que pueda contar conmigo para todo, no solo para manejar el juego”, comentó el futbolista respondiendo a los medios de comunicación.

Vicente muestra sus dudas y buena predisposición