La banca tendrá que afrontar otra recesión y un paro del 27% en sus pruebas de resistencia

BRX502 FRÁNCFORT (ALEMANIA) 29/04/2014.- Varios obreros trabajan en la construcción de las nuevas oficinas del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncort (Alemania) hoy, martes 29 de abril de 2014. Se espera que las obras de construcci&o
|

España parte con una aparente ventaja en las nuevas pruebas de resistencia europea al ser el único de los grandes países que, en el peor de los casos, sufrirá una recesión más moderada que otros gigantes como Alemania, Francia, Reino Unido o Italia.
La banca española tendrá que hacer frente a un virtual escenario adverso en el que el PIB se contraería un 0,3% este año, un 1% en 2015 y apenas crecería un 0,1% en 2016, el paro superaría este año y el próximo el 26% y alcanzaría el 27,1% en 2016, un pronóstico mucho menos crítico que el de la media europea.
Los bancos españoles deberán ser capaces de mantener siempre un colchón de capital del 8%, y del 5,5% en un escenario de estrés, según las hipótesis publicadas ayer por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) para medir la fortaleza de la banca antes de que el BCE asuma la supervisión única.
Para realizar los test de estrés, la EBA plantea dos escenarios, uno base, con las estimaciones económicas de cada país previstas por la Comisión Europea, y otro “estresado”, al que denomina adverso.
Este último supuesto, en ningún caso es una previsión, sino solo una hipótesis, según la cual el PIB se contraería en España un 0,3% este año, un 1% en 2015 y crecería un 0,1% en 2016.
También se prevén nuevas turbulencias en el mercado inmobiliario español, en el que los precios de la vivienda caerían un 3,1% este año y un 5% en 2015 y 2016; descensos inferiores a la media de la UE,.
Por eso a priori se entiende que España parte con ventaja porque en el escenario adverso las hipótesis son más favorables que para otros países, sin embargo desde las principales entidades puntualizan que la economía española ya venía de una larga recesión.

La banca tendrá que afrontar otra recesión y un paro del 27% en sus pruebas de resistencia