Illa pide prudencia en Navidad y Simón avisa de que el puente puede cambiar las medidas

Una joven camina por Barcelona bajo las luces navideñas | Enric Fontcuberta
|

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, advirtió ayer de que las Navidades y todo el mes de diciembre son periodos “críticos” y llamó a actuar “con cabeza y con prudencia” para no echar a perder todo el esfuerzo que se hizo en las últimas semanas para doblegar la curva de contagios.  

“No podemos bajar la guardia, hemos mejorado pero seguimos estando en una situación muy preocupante”, subrayó en rueda de prensa en Santander, donde se reunió con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. 

El ministro defendió el acuerdo sobre las Navidades alcanzado el miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud, del que se desmarcaron la Comunidad de Madrid, que lo rechazó, y Cataluña, que se abstuvo. 

Illa remarcó que el documentado pactado “obliga a todos” y se adopta en el marco de las facultades que otorga la alarma al Consejo para “tomar acuerdos de obligado cumplimiento”. 

“El mensaje que se lanza es muy claro y cada comunidad tiene su posicionamiento” resaltó y aseguró que “hubo una posición muy mayoritaria, prácticamente unánime de que estas Navidades nos quedemos en casa”. 

Sobre las dudas que generó el término “allegado” que se utiliza en el acuerdo al establecer a quienes se podrá visitar fuera de una comunidad, señaló que ese mensaje claro que se quiere trasladar en el documento se trató de precisar “de la mejor forma que han podido los juristas”.  

Según el ministro, el documento se refiere con esa expresión a quien “sin tener una relación familiar clásica con otra persona tenga una vinculación sentimental muy determinada”. 

“No es momento ni de irse de vacaciones ni de irse un grupo de amigos a pasar unos días a otra comunidad, ni de organizar las reuniones familiares que solíamos organizar. Es momento de quedarse en casa, de celebrar con la familia, con aquellas unidades de convivencia estables que tenemos”, insistió el ministro.  

Asimismo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, avisó ayer de que el plan de navidades podría modificarse aún en “sentido malo” o “a mejor” y ello dependerá de este puente, en el que “se puede tirar por tierra todo el esfuerzo de mes y medio”. Además, reconoció que la ampliación de las reuniones a 10 personas es una “concesión” .

España se ilumina
Por otro lado, las principales ciudades y buena parte de los municipios españoles dedicaron este año un presupuesto mayor a la iluminación navideña para espantar el fantasma del Covid-19 y ayudar al comercio local a superar el fatídico 2020.

Los ayuntamientos aprovecharon el ahorro por la ausencia total de festejos desde marzo, cuando el coronavirus se convirtió en pandemia y España se encerró, y lo emplearon en una luz de “esperanza” que llega a nuevos barrios para relanzar sus comercios.

Por su parte, Iluminaciones Ximénez, una de las empresas más importantes del sector, asegura que mantuvo los contratos con los más de 200 ayuntamientos con los que trabaja, y que confía en facturar de nuevo los 43 millones del pasado ejercicio y en superar los cien millones de puntos de luz instalados en todo el país.

La empresa readaptó sus creaciones a la pandemia, instalando elementos para controlar la distancia de seguridad y el flujo de visitantes, mientras que los montajes de luz y sonido se transformaron en un hilo continuo para evitar las aglomeraciones.

Illa pide prudencia en Navidad y Simón avisa de que el puente puede cambiar las medidas