El Chuac llevará la técnica del trasplante pulmonar en asistolia controlada al resto de centros de Galicia

Antón Fernández y Mercedes de la Torre aseguran que el primer trasplante fue un éxito patricia g. fraga
|

Tenían el protocolo de actuación listo desde el verano, pero no fue hasta diciembre cuando se presentó el donante adecuado. En ese mes, el equipo de trasplantes pulmonares se puso a funcionar al lado del especializado en la parte abdominal para intervenir por primera vez sobre estos órganos en asistolia controlada.
La cirujana torácica Mercedes de la Torre cuenta que antes practicaron con casos cero la extracción y, sobre todo, la puesta en escena porque el nuevo reto colocó en quirófano a los encargados de implantar los pulmones en el segundo cuerpo simultaneando tareas con los especialistas en injertarles los riñones e hígado.
El despegue del centro de As Xubias fue todo un éxito y el paciente se recupera perfectamente. Es por eso que tratarán de aumentar este tipo de trasplantes en 2017 y una vez tengan la técnica depurada, los responsables afirman que la llevarán a los otros centros hospitalarios gallegos.
La principal cuestión es que los donantes válidos no pueden pasar muchos días en la UCI, ni superar los 65 años. El protocolo reduce el banco de pacientes a los del tipo III de Maastricht, que están en cuidados intensivos con daño cerebral irreversible: “Son personas a las que si se les retira el soporte respiratorio, se les para el corazón”. No tienen estímulos cerebrales y en ese momento, los especialistas se lo comunican a la familia: “Les decimos que no hay posibilidad de recuperación” y aunque la decisión de desconectarlo parte del equipo, no lo realizan hasta que los parientes están de acuerdo.
El coordinador de trasplantes, Antón Fernández, dice que es muy importante separar ese momento del de la posible donación. La segunda proposición solo la hacen cuando los seres queridos aceptan la primera: “Hay muchos que necesitan tiempo, sobre todo, cuando se trata de gente joven”.
Explica De la Torre que los pulmones de esta clase de enfermos son idóneos porque al no haber muerte cerebral, “tienen menos edema”. La donación en asistolia controlada es la consecuencia de una nueva mentalidad sanitaria que escapa de la instrumentación cuando ya no repercute en la mejora del individuo y del paternalismo: “Tendemos a compartir las decisiones con el paciente y la familia”, señala Antón. A falta del páncreas, un órgano muy sensible, el corazón será el siguiente que se sume a esta forma de dar segundas vidas. De momento, solo Australia e Inglaterra efectúan trasplantes cardíacos así, pero en España cuentan con adquirir una máquina ex-vivo que mantenga al corazón funcionando.

El Chuac llevará la técnica del trasplante pulmonar en asistolia controlada al resto de centros de Galicia