La marea alta obliga a cerrar las playas al público durante una hora

Los bañistas tuvieron que esperar a que el semáforo se pusiera de nuevo en verde | pedro puig
|

Las playas coruñesas tuvieron que cerrarse al público ayer a las cinco de la tarde. Fue la primera vez que se adoptaba una medida así desde que se estableció el nuevo sistema de acceso. La conjunción de una gran afluencia de público, estimulada por las altas temperaturas, con una marea más alta de lo habitual, redujo el espacio disponible en los arenales y obligó a adoptar esa medida. Durante más de una hora, no fue posible bajar al arenal lo que provocó aglomeraciones en el Paseo Marítimo y otros accesos. Inmediatamente, se envió un aviso a los bañistas a través de las redes sociales y de la aplicación municipal de control de accesos.

Fuentes municipales señalan que era inevitable que algo así ocurriera. De hecho, estaba previsto y el de ayer fue la prueba de fuego del sistema. En realidad, se cortó el acceso en dos ocasiones La primer vez poco después de las tres de la tarde, cuando comenzó a llenarse y las autoridades quisieron comprobar que se dispersaban adecuadamente y cuánto espacio ocupaban para entonces, la marea estaba subiendo, y la superficie disponible se reducía.

A las cinco fue cuando se hizo evidente que los arenales ya habían alcanzado su capacidad máxima. Se comenzó a cortar, pero no por completo, sino dependiendo de los arenales. Hay que señalar que solo en Riazor y Orzán la capacidad estimada es de 8.000 personas, con marea alta, pero la de ayer era un poco más fuerte de lo normal y sus efectos se dejaron notar.

Barreras

Es inevitable que esta situación vuelva a repetirse a lo largo del verano, sobre todo cuando la pleamar coincida en hora punta. Pero ayer todavía no estaban instaladas las barreras en las entradas de algunos arenales, lo que permitió a algunos colares .

Esto sirvió para poner a prueba el sistema, que comenzó a funcionar el sábado. Los semáforos instalados en arcos en los accesos de cada arenal indican si se puede bajar a la playa o si el aforo ya está completo. Existe un total de catorce puntos de control de accesos: cuatro en Riazor, otros cuatro en el Orzán, dos en el Matadero, uno en As Lapas, dos en San Amaro y uno en la playa de Oza. Conviene recordar que el Ayuntamiento informa en tiempo real de la afluencia en las playas con los paneles situados en el centro de la ciudad, pero también lo hace a través de la web de Medio Ambiente, que se puede consultar a través del teléfono móvil, con un enlace o con un código QR antes de salir de casa.

Además, entre 70 y 80 agentes de la Policía Local completarán, durante todo el verano, el protocolo de control y vigilancia de las playas. l

La marea alta obliga a cerrar las playas al público durante una hora