La Fiscalía rechaza suspender el juicio del “Prestige” y defiende las pruebas

los miembros del tribunal, salvador sanz crego, juan luis pã­a y dolores fernã¡ndez javier alborã©s
|

El fiscal especial de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García Ortiz, rechazó ayer suspender el juicio por la catástrofe del “Prestige”, solicitada por la defensa del principal acusado, el capitán del petrolero, y defendió la legalidad de las pruebas. En los mismos términos se expresaron la Abogacía del Estado y la Xunta, y la defensa del ex director general de la Marina Mercante, José Luis López-Sors.

El letrado de la
Xunta plantea que
se declare en rebeldía al gestor comercial del buque

Durante la segunda sesión del juicio, cuyo objetivo, al igual que en la del martes, era tratar las cuestiones procesales, García Ortiz consideró que si la gestora comercial del buque, Universe Maritime, para la que se pide responsabilidad civil subsidiaria, no está presente en el procedimiento es porque así “evita ser enjuiciada”. “No está porque no quiere”, afirmó.

Por ello, el representante del Gobierno estatal anunció la posibilidad de que el Estado español promueva una acción civil contra la empresa.

Por su parte, el letrado que representa a la Xunta planteó al tribunal la posibilidad de que se declare a Universe Maritime en rebeldía para poder ser juzgado en su ausencia en la misma vista oral que se está siguiendo.

 

documentos

En lo que se refiere a la documentación recogida en el “Prestige”, García Ortiz dijo no entender por qué se pide la suspensión del juicio por esa prueba, ya que se cuestiona la cadena de custodia de dicha prueba, pero no la autenticidad del documento.

Califican de “exagerado” que Mangouras alegue una “conspiración”

Además, el abogado del capitán del “Prestige”, José María Ruiz Soroa, también reclamó el martes la “nulidad” de las actuaciones en lo que respecta al delito contra el medio ambiente que se imputa a su patrocinado alegando que el Gobierno inspeccionó el petrolero sin autorización del juez y consideró “irregular” e “ilícita” la prueba que constituyen los documentos sacados de la nave el 18 de noviembre de 2002, un día antes de su hundimiento, porque se trató de una “violación de domicilio”.

En este sentido, tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado y el letrado que representa a la Xunta rechazaron estos argumentos y tacharon de “esperpéntico” que se considere que un buque que está a punto de hundirse es un domicilio.

La Fiscalía atribuye al letrado de Apostolos Mangouras, el capitán del barco, un intento de hacer prosperar una teoría de la “conspiración” del Gobierno español contra el capitán del petrolero, lo que tildó de “exagerado”. Mientras, el abogado del Estado también defendió la legalidad del registro realizado en el buque para la obtención de la documentación recogida tanto en el camarote del capitán como en el puente de mando y otras dependencias del barco.

 

inspecciones

En cuanto a las inspecciones submarinas realizadas al “Prestige”, que la defensa de Mangouras cree que se realizaron por parte de la Administración de forma clandestina y unilateral, el abogado del Estado aseguró que el objetivo de estos análisis era tapar los agujeros por donde salía el fuel, pero que finalmente los datos obtenidos como resultado de esos estudios fueron considerados útiles y se añadieron a la causa previa prueba pericial de los mismos.

Además, recordó que la acusación al capitán del buque no se basa solo en la situación estructural del barco, sino también en la desobediencia, en la deficiencia del estado del buque y en las maniobras realizadas.

En el juicio, que se celebra en Expocoruña debido a sus dimensiones, las partes personadas, tanto las de la acusación como de la defensa, coincidieron en que se admitan las pruebas propuestas “para no invocar a indefensiones”, según García Ortiz, quien abogó por mantener una postura flexible en este sentido. En general, todas las partes, en sus intervenciones, apostaron por una actitud aperturista en la aceptación de pruebas.

La Fiscalía rechaza suspender el juicio del “Prestige” y defiende las pruebas