Los exámenes universitarios y la selectividad llenan las bibliotecas

|

El Ideal Gallego-2011-06-05-009-5bd09c1d

c.r. > a coruña
  Si en las épocas de exámenes las bibliotecas de la ciudad se abarrotan de estudiantes, la demanda crece aún más cuando este momento coincide con las vísperas de la selectividad, como sucede estos días. Las pruebas para optar a la formación superior comienzan el miércoles por lo que los alumnos de instituto coinciden en las aulas de estudio con los universitarios, algo que no siempre parece bien a estos últimos.
Y es que en épocas de exámenes es difícil conseguir un sitio en estos centros, y peor durante el fin de semana, momento en el que cierran las bibliotecas municipales y las específicas de cada facultad. A los estudiantes entonces no les queda otra opción que acudir a las dos aulas de estudio de las que dispone la Universidad, una de ellas en Riazor con 444 plazas y la otra en el Campus de Elviña con 678. Aunque aparentan ser muchos puestos, en esta época no llegan.
A primera hora de la mañana son muchos los jóvenes que madrugan para coger un sitio y no pocos los que deben marcharse con sus bártulos al llegar demasiado tarde para encontrar una silla libre. Por ello, a veces se critica a las personas que, ajenas a la Universidad, utilizan estas instalaciones. En teoría está prohibido, pero la entrada a las mismas es totalmente libre.
Ante estas críticas el Rectorado instaló carteles a la entrada de los locales recordando la necesidad de poseer un carné universitario para acceder, pero la medida, según los alumnos encuestados, no ha funcionado. Se desconoce el motivo pero, según ha podido saber este periódico, días atrás incluso personal de seguridad vigilaba el interior del aula del edificio Xoana Capdevielle y velaba por que se mantuviera el silencio y el orden.

Más demandas > El número de asientos no es lo único que se queda corto en estas aulas. Con el cambio en la forma de dar clase la inmensa mayoría de estudiantes necesita de un ordenador para estudiar o realizar trabajos, que también deben entregar en estas fechas, por ello, acuden a estos centros con sus portátiles. La escasez de enchufes también genera problemas.
En cuanto al horario, la Universidad amplia las horas de apertura durante el mes de exámenes, pero guiada por el calendario de los grados, lo que también crea conflictos con los alumnos del plan antiguo, ya que a veces no comparten la misma época de pruebas. Hoy por hoy los dos centros abren todos los días, de lunes a viernes de  ocho de la mañana a dos de la madrugada, y los sábados, domingos y festivos a partir de las diez de la mañana.

Los exámenes universitarios y la selectividad llenan las bibliotecas