SADA - Calles secas y duro trabajo por delante

El Ideal Gallego-2016-04-01-014-cd912e2d
|

El paisaje ayer distaba mucho de lo que se vio horas antes en las calles del centro de Sada. Tras una jornada de caos absoluto, de unas inundaciones que nadie recuerda en el casco urbano, la de ayer fue mucho más tranquila.
Tocaba hacer balance, pero el trabajo no había terminado. Los garajes seguían llenos de agua, los propietarios de los bajos comerciales, resignados, comprobaban lo que la riada les había destrozado y el alcalde, Benito Portela, acompañado por responsables locales, provinciales y autonómicos, se acercaba a la zona a hablar con todos los afectados que encontraba.
El regidor, que en primer lugar lamentó los “cuantiosísimos” daños en viviendas y pequeños negocios, justificó así la propuesta que, ayer en el pleno, todos los grupos de la corporación aprobaron por unanimidad para solicitar la declaración de zona catastrófica para el entorno de As Brañas-A Lagoa. 
Portela defendió la actuación de la Policía Local y del Servicio de Emergencias Municipal desde las 04.00 horas del miércoles y dijo que ya se trabaja en las causas del suceso.
Por su parte, el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, aseguró que la entidad provincial “estará económicamente intentando cubrir as necesidades” de Sada y ofreció la asistencia técnica para realizar los trabajos de evaluación de daños que hará el Ayuntamiento.
También se desplazó hasta allí el director xeral de Emerxencias, Luis Menor, quien calificó de “boa actuación” el trabajo de los trabajadores de la administración autonómica. Asimismo, dijo no ser quién para opinar si está justificado que se pida la declaración de zona catastrófica ya que eso lo dirá el cumplimiento de los requisitos estatales.
El Ayuntamiento confirmó también en la mañana de ayer que el feirón de mañana –que se celebra todos los sábados precisamente en las calles más afectadas por la riada– queda suspendido, así como el SWAP Party, un evento de intercambio de ropa, libros y discos que iba a tener lugar este fin de semana en una carpa tras La Terraza.

SADA - Calles secas y duro trabajo por delante