El pago por los intereses de la deuda supera el presupuesto de los ministerios

GRA014. MADRID, 11/09/2014.- El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, momentos antes del inicio hoy del pleno del Congreso en el que defiene la convalidación del decreto ley por el que se conceden suplem
|

La reducción del coste de financiación de la deuda pública sigue adelante (el Gobierno ha hecho sus previsiones contando con que la rentabilidad de la obligación a 10 años será del 2,6% en 2015), pero también avanza el enorme peso que tiene el pago de intereses en relación al presupuesto. Hasta el extremo de que el año próximo el servicio de la deuda volverá a ser superior al gasto disponible de todos los ministerios juntos, según publicó “El Confidencial”.
El pago de intereses alcanzará los 35.490 millones de euros, por encima de los 34.526 millones de los que dispondrá el conjunto de la Administración central. En esta cifra no se incluyen aquellos gastos fijos sobre los cuales el Gobierno no tiene apenas margen de maniobra, como el gasto en clases pasivas, las relaciones financieras con la Unión Europea o el presupuesto de los órganos constitucionales.
La cifra, en todo caso, es inferior en un 3% (1.100 millones de euros) a la registrada en 2014, pero hubiera sido mucho mayor si el déficit no siguiera siendo tan elevado. Los tipos de interés se encuentran en niveles históricamente bajos.

desequilibrio
La resistencia a bajar del coste de financiación tiene que ver con un factor. Como consecuencia del déficit público –un 4,2% del PIB el año próximo– el endeudamiento continúa creciendo en volumen. De hecho, ese desequilibrio entre ingresos y gastos representará en torno a otros 40.000 millones de euros más de deuda en 2015. Eso sí, a unos tipos de interés sensiblemente menores debido a la liquidez que proporciona el Banco Central Europeo (BCE).
El ministro de Economía, Luis De Guindos, cifró el viernes en 5.000 millones el ahorro para el Tesoro Público en el pago de intereses de la deuda este año respecto de lo presupuestado, al tiempo que aseguró que en 2015 la emisión neta de España será “notablemente inferior”.
Aunque el Gobierno no dio cifras sobre cuánto representará ese incremento en relación al PIB, es muy probable que se sitúe en torno al 100% del PIB después de que el INE haya elevado el PIB nominal debido al cambio de base en la contabilidad nacional.
El Banco de España ha estimado que el incremento del Producto Interior Bruto ha provocado que la ratio de deuda sobre PIB disminuya en 2013 desde el 94,4% estimado provisionalmente hace unas semanas al 92,1%; mientras que en el segundo trimestre de 2014 pasaría del 98,9% al 96,4%.
En todo caso, la deuda seguirá claramente por encima del billón de euros. En el caso del déficit público, la revisión del PIB ha supuesto eliminar de un plumazo casi tres décimas de déficit presupuestario, que ha pasado de representar el 6,62% del PIB al 6,33%, ligeramente por debajo del compromiso con Bruselas, sin contar el coste de la reestructuración del sistema financiero.

margen
Esa elevación del PIB explica, en parte, que el Gobierno tenga más holgura para cumplir con la senda de reducción del déficit público impuesta por Bruselas: un 5,5% este año y un 4,2% el próximo. Ambos porcentajes parecen coherentes con la actividad económica prevista por el Gobierno.
Incluso, es probable que ya este año se mejoren los objetivos de estabilidad presupuestaria. El déficit se situaría en torno al 5,2 por ciento.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo el viernes tras el Consejo de Ministros que no habrá ninguna desviación.
Y como muestra de lo bien que están evolucionando las cuentas públicas adelantó que ya el año próximo la economía española estaría cerca de lograr superávit presupuestario primario. Es decir, que si se elimina el coste del servicio de la deuda (incluyendo lo que destinan todas las administraciones territoriales y las empresas públicas), España tendría ya saneadas las cuentas públicas.
Según el avance de liquidación que adelantó Montoro, este año se habrán cumplido claramente los objetivos de recaudación, salvo por el hecho de que Hacienda tendrá que devolver algo más de 2.000 millones de euros por el llamado céntimo sanitario tras una sentencia del Tribunal de la UE.
Según sus previsiones, los ingresos tributarios del Estado (antes de la cesión a las administraciones territoriales)  ascenderán a 186.111 millones, lo que supone un alza del 5,4% respecto del avance de liquidación.

El pago por los intereses de la deuda supera el presupuesto de los ministerios