La juez investiga a Cifuentes por cohecho y falsificación por el caso de su máster

Cifuentes, en la rueda de prensa en la que anunció su dimisión | e. naranjo (efe)
|

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, ha llamado a declarar el próximo 26 de junio en calidad de investigada a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, en el marco de la investigación por el denominado caso “Máster”.
Dichos delitos acarrean penas de prisión de hasta seis años e inhabilitación para ejercer como cargo público durante un periodo de doce años. En el caso del cohecho, el Código Penal prevé pena de prisión de tres a seis años, y multa de doce a veinticuatro meses. Además, prevé “inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de nueve a doce años”.
En cuanto al delito de falsedad documental, el artículo 390 del Código Penal contempla que “será castigado con las penas de prisión de tres a seis años, multa de seis a veinticuatro meses e inhabilitación especial por tiempo de dos a seis años.

El procedimiento tiene su origen en una denuncia presentada por una catedrática de la Universidad de Salamanca, a la que se sumó otra denuncia sobre el acta relativa a la defensa de este trabajo. La imputación de Cifuentes se produce después de que el jueves la jueza escuchara como investigadas a Amalia Calonge, la funcionaria que habría modificado la notas, y Cecilia Rosado, una de las profesoras que integraban supuestamente el tribunal que examinó a la expolítica de su Trabajo de Fin de Máster (TFM).

Versiones y cambios
También conoció la versión de la docente Alicia López de los Mozos, la profesora que negó haber presidido dicho tribunal y que, tras su testifical, se modificó su situación procesal de testigo a investigada por un delito de prevaricación administrativa por haber calificado a alumnos que supuestamente no habían participado en el máster.
Desde que comenzó la polémica, Cifuentes ha defendido su título respaldándose en diferentes documentos aunque el principal, y del cual presumió incluso en un vídeo subido a las redes sociales para asegurar que no se iba a marchar, ha sido el acta del tribunal ante el que supuestamente habría defendido su TFM. Sin embargo, días después de que su equipo difundiera dicha acta a los medios de comunicación, “El Confidencial” publicó que este documento, que habría facilitado la universidad a la propia Cifuentes el día que saltó la primera noticia, tenía al menos dos firmas de profesoras falsificadas.

Durante su comparecencia en el pleno específico que se celebró en la Asamblea con motivo del máster, Cifuentes también aportó una carta del profesor Pablo Chico al rector de la universidad, Javier Ramos, admitiendo “el error de transcripción relacionado con la plataforma informática donde se vuelcan las notas”.

La juez investiga a Cifuentes por cohecho y falsificación por el caso de su máster