Fernando Vidal: “No va a ser un paseo triunfal, los partidos habrá que pelearlos”

El dirigente del Depor, posando en la sede del club | pedro puig
|

La realidad del Deportivo en Segunda B es algo a lo que ya se van acostumbrado todos los estamentos del club. El presidente, Fernando Vidal, recibe en la sede del club a dxt y hace balance de lo que fue el final de la campaña pasada, el arreón previo a la pandemia, los meses de confinamiento y el cruel final con el descenso y toda la polémica con el ‘caso Fuenlabrada’.Y, pese al inicio dubitativo del equipo, está seguro de que irá a más.

¿Qué tal después de este año atípico, con el descenso, el covid, ya está asimilado en la cabeza, y cómo se presenta el año?
No nos queda más remedio, tirar de realismo, llevamos 10 meses en el cargo y han sido tremendamente duros. Por la situación en la que accedimos al club, tanto a nivel social como deportivo, era de alarma roja. En el mes de diciembre tenía dos pies en Segunda División B e intentamos con toda la ilusión del mundo llegar al club, echar una mano, darle un sentido económico e incentivar a nivel social, que estaba muy dividido. Y, sobre todo, en la parcela deportiva tratar de hacer una hazaña de seguir en Segunda, dada la situación de la que partíamos. Antes del cese del Consejo anterior el equipo tenía 12 puntos, con el Consejo dimitido se ganó al Tenerife, 15 puntos. En la Segunda vuelta el Deportivo tuvo altibajos, pero los números dicen que, con el Tenerife, fue el mejor equipo de la segunda vuelta. No nos valió para lograr la permanencia. En un año en el que, curiosamente, el descenso estuvo tremendamente caro, descendimos, deportivamente hablando, a Segunda B con 51 puntos, dice mucho de lo que se hizo en la segunda vuelta. Y a partir de ahí, el proceso de la última jornada, nuestras peleas con la Liga, lo que consideramos y seguimos considerando un tremendo atropello al club y al deportivismo, que está ahí. Lo decidirán los juzgados y en el futuro sabremos quién tiene razón o no. Ahora mentalizarnos de que estamos en una Segunda B super complicada, la más complicada de la historia, porque es de transición, en la cual hay 102 de equipos y cuatro van al ascenso. Con un sistema de competición que deja mucho que desear y pocas garantías, que deja mucho a la sorpresa. Hay que ir paso a paso, hemos comenzado la competición y estamos en ello.

Llevamos solo dos jornadas ligueras pero, ¿cómo estás viendo al equipo? ¿Hay desencanto por cómo ha sido el inicio o ya se esperaba que podía ser así complicado?
Creo que conozco bien la categoría, porque los últimos años de consejero fueron los años del Fabril en Segunda B y no es ninguna sorpresa. Sabemos todo el Consejo que la categoría es complicada, que no va a ser ningún paseo triunfal y que los partidos hay que ganarlos en el campo, pelearlos y que nadie nos lo va a poner fácil. Es más, creo que al Deportivo se lo van a poner más difícil que a ninguno, es el rival a batir, por lo tanto tenemos que hacer ese esfuerzo doble. No hemos empezado, a nivel de juego, bien. El equipo ha hecho una pretemporada larga, con mucha carga de trabajo y creo que va a mejorar en las próximas fechas, tengo plena confianza en el cuerpo técnico y en los jugadores. Por lo tanto vamos a tener paciencia y hay margen de maniobra, porque se están adaptando a la categoría y muchos de ellos nunca habían jugado en ella.

¿Cómo está la situación con Vázquez? Él mismo reconoció que se planteó no renovar por como pasó todo, ese descenso traumático, ¿jugaste un papel fundamental para que se quedara?
No, yo estaba muy preocupado por él porque tenía sus dudas, hay que respetarlas, y al final las solventó de manera satisfactoria para todos. El puesto de entrenador tiene una responsabilidad y es una persona muy de club, muy de este club, y el descenso a todos nos ha traumatizado un poco. El bajar el club, cuando teníamos todas las esperanzas en mantenerlo... Nosotros realmente no generamos la situación, intentamos salvar la situación, no fuimos capaces por muy poco y ese muy poco nos ha bajado a todos, por decirlo, un poco la moral. Pero ya está reactivado y es una figura importante para nosotros. Hay que recordar que Fernando llega con nosotros con la entrada del Consejo en el club, por lo que es un entrenador de total confianza, tengo plena confianza en él y tiene la experiencia suficiente para retomar el rumbo.

¿Hay que mandar entonces un mensaje de tranquilidad y de que el equipo va a ir a más con el paso de las jornadas?
No creo en las expectativas, hay que demostrarlas siempre en el terreno de juego. No creo que haya que mandar un mensaje de tranquilidad en la segunda jornada, es verdad que nuestra apuesta futbolística, tanto en el primero como en el segundo partido no ha sido lo que todos queremos o esperamos del equipo, a nivel de resultados todos querríamos tener seis puntos, pero tenemos cuatro y a partir de ahí tenemos que crecer. Hay que tener confianza en la gente que tiene los conocimientos técnicos, que es el cuerpo técnico, y después la experiencia de muchos jugadores de la plantilla. Es una plantilla muy potente para la categoría, con mucha experiencia y todos juntos y unidos vamos a ir hacia arriba.

Sin la entrada de Abanca, este club habría desaparecido

Fernando Vidal llegó el pasado mes de enero a la presidencia del Deportivo de la mano de Abanca, y, a través de la aprobación en Junta Extraordinaria del pasado mes de julio, sacó adelante casi por unanimidad la autorización de tres ampliaciones de capital: dos dirigidas a la entidad financiera por un importe total de 35 millones de euros, y otra para los accionistas y aficionados por el mismo importe.
Vidal relató para este diario la actual coyuntura económica del club y cuál fue el resultado de esa ampliación de capital por parte de los abonados. Además, expuso los planes a largo plazo y la transformación que espera realizar en el club y su cantera.

¿Cómo está la situación en el plano económico?
No hace falta ser un lince ni tener un máster en economía para saber que, sin la entrada de Abanca, el club en este momento habría desaparecido con el nivel de ingresos que tenemos actualmente. Si contamos con 20.000 socios a 50 euros, más el pequeño seguro de descenso que hay y toda la reducción de ingresos, no pagaríamos ni siquiera la deuda, ya no digo la competición: el Depor femenino, el Fabril, la cantera, la estructura del club, el primer equipo… Tendríamos que cerrar las puertas en el mes de agosto. Pensaba lo mismo antes del covid, porque la situación financiera del club era muy baja, pero el covid ya confirmó por mucho las dificultades económicas del club. 

A nivel económico, ¿hay margen de error en lo deportivo si no se asciende?
El proyecto de Abanca, en el Consejo lo sabemos, no es a corto plazo. Es un proyecto basado en un pilar fundamental, que es la cantera. Es convertirnos por primera vez, es un proceso que no va a ser corto, en un club de cantera. El Depor, a lo mejor en el futuro, tiene otras dificultades para jugar más arriba, aunque la intención ideal es que el primer equipo esté en el fútbol profesional y en el medio plazo volver a nuestra categoría natural, que es la Primera División. Pero estamos en un momento en el que, yo lo he dicho siempre, nuestro objetivo no es mantenernos, es subir a Segunda, si no lo conseguimos será un fracaso deportivo, pero creo que el club tendría sentido y viabilidad, seguramente. De otra manera, con un proyecto menos ambicioso deportivamente, porque en las circunstancias actuales no se puede mantener un proyecto ambicioso muchas temporadas. Sería un proyecto más a medio o largo plazo para poder estar arriba. Este es un año complicado para ascender, pero tenemos que intentarlo, no queda otra, no hay otro objetivo para nosotros que el primer equipo, que es el que tira del carro, del resto de equipos del club, a nivel de generación de ingresos, por lo tanto es fundamental que regrese al fútbol profesional.

Hablas de un Depor de cantera, los primeros casos están claros, la llegada de Valerón y Fran, pero siempre que hablamos de cantera hay que pedir paciencia ¿Qué plazos te marcas?
Los plazos van a depender de las circunstancias. Cuando en el año 2014 accedimos al club, yo me encargué del trabajo de cantera, que fue muy criticado en su momento. El Fabril se potenció de una manera importante, se hizo un gran equipo en Tercera, se ascendió a Segunda B e hicimos también un gran equipo ahí para competir, que se quedó muy cerca del ascenso a Segunda. De la cantera salieron jugadores muy interesantes. El Depor nunca ha sido un equipo vendedor de jugadores de cantera. Tuvimos la venta de Edu Expósito, tenemos ahora jugadores con un potencial importante incluso en la primera plantilla, que van a ir a más. Mujaid está asentado en el primer equipo, Valín va a tener ahora oportunidades importantes de demostrar su valía debido a la lesión de Eneko, Gandoy en cuanto tenga minutos, siempre lo ha hecho bien, Juan Rodríguez está entrenando con el primer equipo y el otro día hizo un partido importante con el Fabril y por detrás vienen jugadores importantes. Lo que ocurre es que el trabajo de cantera del último año y medio ha sido flojo, la captación ha fallado mucho y el resultado vamos a ver dentro y año y medio, que esto siempre va con cierto retraso. Pero, sí que tengo paciencia, porque el objetivo final es que el jugador llegue a la primera plantilla y nutrirla con el máximo número de jugadores. Un modelo que me gustaría a mí sería el del Athletic Club, pero eso es una utopía para nosotros, incluso en el largo plazo. Sería un modelo tipo Real Sociedad, con muchos jugadores de aquí, de la cantera, no digo que sean jugadores de Coruña, pero sí de la cantera del Depor y luego pinceladas de jugadores de fuera que dan el nivel. Ese es nuestro proyecto, pero para llegar a él necesitamos tiempo.

Cómo está la situación con Mujaid? No renovó su contrato para salir cedido…
No salió porque el club,  si no había ninguna propuesta que mejorara lo que tenía aquí, no iba a dejarle salir para que esté en un equipo de Primera o Segunda sin jugar minutos. Estamos en buena sintonía, tengo esperanzas de ampliarle el contrato, no sé por cuántas temporadas, y buscarle una salida deportiva, porque es un jugador que tiene que ir arriba, si cree que es con el Deportivo, estupendo y, si no, es un gran activo del club. Ojalá tuviéramos como Mujaid, diez o doce jugadores que nos podían dar vida. El club necesita de jugadores para poder subsistir, una de las bazas importantes del club, aparte de los ingresos que pueda tener por abonos, taquillas, cuando esté todo normalizado, es la venta de activos para poder seguir trabajando la cantera y reinvertir.

Fernando Vidal: “No va a ser un paseo triunfal, los partidos habrá que pelearlos”