El papa asegura que sufre si ve a las mujeres en la Iglesia como servidumbre

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-13-055-ae30b89a
|

El papa Francisco aseguró ayer que “sufre” cuando ve que en la Iglesia y en las organizaciones eclesiales se reduce el papel de las mujeres solo “a la servidumbre”. “Sufro, y os digo la verdad, cuando veo en la Iglesia o en algunas instituciones eclesiales que el papel de la mujer queda relegado a un papel de servidumbre y no de servicio. Veo mujeres que hacen cosas de servidumbre y no de servicio”, dijo.
Así se expresó el pontífice en el discurso a los participantes en la convención celebrada con ocasión de los 25 años de la carta apostólica “Mulieris Dignitatem” de Juan Pablo II sobre la mujer.
El papa, que siempre ha abogado por la importancia del papel de la mujer, explicó que es necesario una reflexión de toda la Iglesia “para dar mayor valor a la presencia de las mujeres”.
Respecto al tema de la carta apostólica, Francisco explicó que en ella se hablaba de la maternidad de la mujer y afirmó que “aunque muchas cosas han cambiado en la evolución cultural y social, es un dato de hecho que la mujer da a luz a personas”.
“Dando a la mujer la maternidad –agregó– Dios le ha confiado de una manera muy especial el ser humano”.
Ante ello, el papa argentino explicó que existen “dos peligros siempre presentes” y uno de ellos es “reducir la maternidad a un papel social, a un deber, aunque noble, pero que no ayuda a construir plenamente la comunidad” y el otro es “promover una especie de emancipación que abandona lo femenino y los valiosos rasgos que lo caracterizan”. El exarzobispo de Buenos Aires reiteró la idea de que “la Iglesia es mujer y madre”.

virgen de fátima
El papa Francisco recibió en un altar instalado en la plaza de San Pedro la talla original de la Virgen de Fátima, que llegó ayer desde Portugal, en el marco de la jornada Mariana del año de la Fe, organizado por la Iglesia católica. Después del momento de oración y de la catequesis del papa Francisco de ayer, la talla será trasladada al Santuario del Divino Amor, en las afueras de Roma, donde tendrá lugar el rezo del Santo Rosario, en conexión con otros santuarios marianos.
Hoy, la imagen volverá al Vaticano para repetir la procesión por la plaza de San Pedro y el papa Francisco celebrará una misa, tras la cual será traslada de nuevo a Portugal. La talla de la Virgen de Fátima, que ha salido del santuario portugués de Cova de Iria en contadas ocasiones, tras llegar al Vaticano en helicóptero fue llevada ayer en procesión primero al monasterio Mater Dei, donde se aloja el papa emérito Benedicto XVI, y después a la residencia de Santa Marta, donde vive el pontífice argentino, ambas en el interior del Vaticano.
La elección de la jornada mariana precisamente ayer es que en esta fecha se recuerda la última aparición de la Virgen a los pastorcillos Jacinta, Francisco y Lucía, en el año 1917.

El papa asegura que sufre si ve a las mujeres en la Iglesia como servidumbre