Luces y sombras para el Deportivo antes de que empiece lo serio

El técnico blanquiazul tiene esta semana para acabar de ajustar las piernas | patricia g. fraga
|

El Deportivo finalizó la pretemporada con mal sabor de boca al haber encajado la única derrota que ha cedido en su preparación para el curso 2020-21 en Segunda División B. Después de cinco encuentros con luces y sombras, a partir de ahora, empieza lo serio y, prácticamente, sin margen de error por culpa del formato que aplica la Federación Española de Fútbol.

1. El sistema de juego, con dos delanteros
El Deportivo ha cambiado el sistema de juego respecto a la temporada pasada. En el curso que empieza el próximo domingo ante el Salamanca en el Estadio de Riazor, el míster blanquiazul apostará por dos delanteros en el esquema. Sin embargo, la semana pasada precisó que desde el 4-4-2 puede trabajar diferentes aspectos tácticos y no es intocable. Además, tiene matices en función del perfil de los jugadores que elija, principalmente, por banda. Ha recurrido a centrocampistas como interiores (Nacho González y Gandoy) y también ha jugado con extremos (Keko Gontán y Lara).

2. Fases de lucidez y de atascamiento
En general, ha tenido problemas para desatascar los partidos, pero una vez que acabó con la resistencia de los rivales, ganó con amplitud. Eso fue lo que pasó ante el Racing Villalbés o el Arzúa. En los últimos tres amistosos se ha encontrado más problemas. El Bergantiños resistió con la portería a cero, el Pontevedra encajó los goles en inferioridad (tras la expulsión de Charles) y en Bembibre no fue capaz de batir al Valladolid Promesas.

3. Errores en la salida que se han pagado 
El Deportivo asume riesgos con defensa adelantada y también en la salida del balón. Ahí ha tenido errores que ha solido pagar. Por ejemplo, el Pontevedra se adelantó (y ya estaba con diez jugadores) aprovechando un contragolpe tras una pérdida del Depor. Frente al Valladolid, el partido se desniveló con una pifia con os pies del portero Lucho García, que le entregó el balón a un rival. El propio apartado.

4. Escaso bagaje ofensivo
En algunos partidos ha sido capaz de generar poco bagaje ofensivo. Nacho González ha aportado algo de claridad al mover al equipo desde la medular y Lara y Keko sí han sido capaces de producir más fútbol y ser incisivos, pero los delanteros tampoco han estado demasiado resolutivos.

5. La motivación de los adversarios
No es algo inherente al juego pero sí a lo que representa el escudo. El Deportivo se va a encontrar rivales muy motivados. Es un campeón de Liga en Segunda B.

Luces y sombras para el Deportivo antes de que empiece lo serio