Vecinos de Coristanco acusan a la UTE de la autovía de incumplir sus compromisos

Copia de Copia de Diario de Bergantiños-2016-03-22-003-9a26a806
|

Un grupo de vecinos de la localidad coristanquesa de Outeiro siguen movilizándose para que la concesionaria del proyecto de la Autovía da Costa da Morte les construya un paso elevado que les permita un fácil acceso a sus montes, como tenían antes de  que se iniciasen las obras de la infraestructura viaria.
Los afectados aseguran que este en juego el futuro de uno de sus medios de vida y dicen que no dejarán de movilizarse hasta que se les escuche. Uno de los representantes vecinales, José María Bermúdez, anuncia su intención de mantener una nueva reunión tanto con los representantes de tripartito coristanqués como del grupo municipal del PP, para que aparquen sus diferencias políticas y respalden decididamente la demanda de los vecinos. 
José María Bermúdez considera que se está cometiendo un verdadero “atropello” con la gente del Outeiro y pide que se respeten los planes originales del proyecto de la autovía en los que sí figuraba un paso elevado para facilitar el acceso a los montes del lugar. Acusa, además, a la empresa y a la Xunta de incumplir lo anunciado, aludiendo concretamente a los compromisos de mejora de la controvertida  vía de servicio. 
Así, después de una reunión celebrada en Baio hace algo más de un mes, desde la Xunta anunciaron que dicho camino de servicio sería mejorado para que la pendiente resultante no superase el 17%, que se dotaría de un pavimento rugoso para asegurar la tracción y agarre de los tractores, además de comprometerse a instalar barreras de protección sobre el talud de la autovía.  
La empresa sigue trabajando en la zona, si bien Bermúdez adelanta que la vía ya está pavimentada, pero con hormigón liso y no rugoso “que xa está todo agrietado, mentras a pendente supera o 17% porque no parte máis alta hai pedra en non quixeron rebaixar”. 
En cualquier caso, reitera que los vecinos no aceptan esta alternativa y quieren un paso elevado para “non ter que xogarnos a vida subindo e baixando pola vía de servizo”, además de incidir en que la falta de este paso obliga a a algunos propietarios a dar rodeos de más de un kilómetro por la zona de Agrilloi. Por último, dice que la única preocupación de la concesionaria es que la obra avance sin importarle cómo quedan los vecinos, y cita el caso de otra vía de servicio de la zona en la que no se retiró parte de la tierra vegetal, por lo que algún vecino aprovechó el fin de semana para plantar en ese camino media docena de “coleiros de berzas” en señal de protesta.

Vecinos de Coristanco acusan a la UTE de la autovía de incumplir sus compromisos