Una colilla provoca un incendio en una palmera de Méndez Núñez

IMG-0989_16582171
|

Los bomberos acudieron a los jardines de Méndez Núñez ayer a primera hora de la mañana para extinguir un conato de incendio que se había declarado en una de las palmeras del parque, frente al hotel Atlántico. Fuentes de los servicios de emergencia explicaron que el inusual fuego había sido provocado por una colilla arrojada desde una de las ventanas del hotel. Y no es la primera vez: ya han tenido que acudir en tres o cuatro ocasiones para evitar que uno de estos emblemáticos árboles, que son una especie protegida, acabara consumido por las llamas.

En el caso de ayer, la pronta actuación de los servicios de emergencia impidió que llegara a declararse un verdadero incendio. La corona de la palmera, como se denomina a su parte superior, estaba humeando cuando llegaron los bomberos, que no tuvieron más que mojarla con la manguera para detener el fuego, sin que parezca que el espécimen haya sufrido daños de importancia. 
Al parecer, gran parte de la vista desde los pisos superiores del hotel está tapada por las copas de las palmeras, de manera que los huéspedes que quieren saltarse la prohibición de fumar dentro de las habitaciones asomándose a la ventana, acaban arrojando la colilla a las plantas sin darse cuenta.  

Combustible en la copa 
“El problema es que la palmera es una planta que atrapa toda la suciedad”, explica un experto. La corona del árbol suele ser una base en la que se acumula el polvo, así como los restos orgánicos de la propia planta, puesto que las hojas muertas muchas veces no acaban en el suelo, sino allí. Toda esa mezcla se convierte en yesca, un excelente combustible para un incendio. “Una palmera no es un árbol, como los demás, ni siquiera tiene tronco sólido, sino una especie de serrín blanco”, comenta este mismo experto, que recuerda que el ejemplar que ayer se vio amenazado por las llamas es una phoenix canariensis, una especie valiosa que debe ser protegida.

Hay que recordar que el tiempo seco de los últimos días ha provocado que se prohíban las quemas ante el peligro de incendio, lo que sin duda también ha contribuido al incidente de ayer. “Si hubiera llovido, no habría pasado nada de esto, pero ahora hay que andarse con cuidado”, señalan.

Una colilla provoca un incendio en una palmera de Méndez Núñez