Saboteadas otras dos ambulancias del 061 tras quedar rotas las negociaciones

estado en que quedã³ la ambulancia atacada en cerceda javier alborã©s
|

La Policía Nacional y la Guardia Civil vigilarán las ambulancias del 061 para evitar nuevos actos de sabotaje. Esta decisión se toma después de que el martes uno de estos vehículos estacionado en la base de atención urgente sufriese graves daños a consecuencia de un incendio provocado por una bengala que alguien arrojó en su interior.

Ayer, otra dos ambulancia con base en A Coruña sufrieron daños en su interior cuando acababan de realizar sendos servicios de transporte en Cerceda y la parroquia cambresa de Cañás. Según Protección Civil, el conductor de la primera la dejó estacionada en A Silva, Cerceda, para tomar café, momento que un desconocido lanzó un objeto incendiario en su interior, que dañó los asientos.

En el segundo de los casos, el fuego afectó a un vehículo que se encontraba en Cañás, a donde había trasladado a un paciente. Cuando el conductor volvió al vehículo, dos encapuchados le ordenaron que se apeara y arrojaron en el interior un artefacto incendiario cuyas llamas destrozaron el furgón.

Las autoridades dan por cierto que los incidentes están motivados por el conflicto laboral que vive el sector, y que se agravó ayer tras fracasar la negociación entre patronal y sindicatos.

La decisión de acabar con las conversaciones trascendió horas antes de los ataques contra los vehículos. Hasta el martes, los sabotajes se reducían a pintadas en la carrocería reivindicando un nuevo convenio para el sector. Durante la huelga de la semana pasada, la dirección de la empresa había trasladado la ubicación de las dotaciones del 061 a los cuarteles de la Guardia Civil.

Saboteadas otras dos ambulancias del 061 tras quedar rotas las negociaciones