Los bomberos de Londres buscan a familias enteras en la torre de viviendas incendiada

Una joven escribe en un muro lleno de mensajes cerca del edificio de Londres incendiado | Stefan Wermuth (reuters)
|

El devastador incendio registrado en la madrugada del pasado miércoles en Londres se ha podido controlar después de más de 24 horas. Aunque los bomberos ya han podido acceder hasta la último piso de la torre siniestrada, no han podido realizar una búsqueda exhaustiva por motivos de seguridad.


Se busca a familias enteras desaparecidas y los medios de comunicación británicos hablan de decenas de personas que podrían haber fallecido atrapadas en los cuatro últimos pisos. Nadie que estuviera en las tres o cuatro últimas plantas pudo sobrevivir a la virulencia del fuego.


Las causas y el balance de víctimas están aún en el aire. Las llamas se extendieron con enorme rapidez en un edificio de 24 plantas, 120 viviendas y ocupado por más de 600 personas, lo que hace que la cifra de muertos pueda ir aumentando con las horas.


Además, la razón del incendio exige una exhaustiva investigación habida cuenta de las denuncias que ya había recibido esta torre de viviendas sociales de titularidad municipal y gestionadas por una empresa privada.

Ramadán
El inmueble estaba habitado por familias de múltiples nacionalidades. Precisamente, los musulmanes residentes en el inmueble fueron los primeros en dar la voz de alarma cuando comenzaron las llamas. El hecho de estar en el mes del Ramadán supuso que la comunidad islámica estuviera despierta y fueran los héroes de la noche jugando un papel decisivo sacando a mucha gente del edificio y proporcionando ayuda y ropa a los afectados. Fueron los primeros en ir de puerta en puerta alertando a los residentes del fuego. Los medios de comunicación británicos coinciden en destacar que si no hubiera sido por el Ramadán y la rápida reacción de la comunidad islámica, estaríamos hablando de una tragedia de dimensiones aún mayores.


La primera ministra británica, Theresa May –que visitó ayer el lugar del incendio–, prometio que habrá una “investigación apropiada”. “A su debido momento, cuando el escenario sea seguro, cuando sea posible determinar la causa” , anunció May, al tiempo que destacó que “si hay lecciones que aprender, actuaremos”.


“Ahora mismo, la gente quiere respuestas y es absolutamente correcto, y por eso hoy estoy ordenando una investigación pública completa de este desastre”, declaró la premier británica.


El incendio se registró en la torre de viviendas Grenfell, ubicada en la localidad londinense de Kensington. Al menos se ha confirmado la muerte de 17 personas y 78 resultaron heridas. Los bomberos lograron rescatar a 65 personas con vida del edificio, aunque numerosas personas siguen desaparecidas. Mientras, la primera víctima del incendio cuya identidad fue divulgada ayer es Mohammed Alhajali, un refugiado sirio de 23 años.

Los bomberos de Londres buscan a familias enteras en la torre de viviendas incendiada