Los servicios secretos de EEUU y el Reino Unido espiaron los correos y el teléfono de Almunia

GRA228 BARCELONA, 16/09/2013.- El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia durante la conferencia organizada por AGBAR en la que ha situado a Cataluña fuera de la UE si se independiza de España, pero ha apelado a
|

El comisario europeo de Competencia y vicepresidente de la CE, Joaquín Almunia, varias empresas francesas, ministerios alemanes y diversas organizaciones internacionales aparecen en las listas de objetivos de los servicios secretos británicos, que colaboran estrechamente con los estadonidenses, según informó el semanario alemán “Der Spiegel”.
La revista basa su información en nuevos documentos del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) Edward Snowden correspondientes a los años 2008 y 2009. Durante ese período, Almunia era el comisario europeo responsable de Asuntos Económicos y Monetarios.
Las listas de objetivos del Government Communications Headquarters (GCHQ) británico incluye cientos de números de teléfonos y direcciones de correos electrónicos.
Entre los objetivos aparecen, además de Almunia, un buzón de correo del entonces ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, y una dirección de correo que está recogida bajo el epígrafe “primer ministro israelí”.
Junto a nombres de instituciones y organizaciones también están en los listados varias empresas francesas, como el consorcio armamentístico Thales o la petrolera Total, según avanzó “Der Spiegel”, que ha analizado los documentos de Snowden en colaboración con el diario británico “The Guardian” y el estadounidense “New York Times”.
Entre las organizaciones internacionales objetivo de los servicios de inteligencia británicos aparecen la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Unicef, y el Instituto de las Naciones Unidas para el Desarme, así como muchos diplomáticos de legaciones ante la ONU en Ginebra.
Las ONG Médicos del Mundo e Ideas Centre de Ginebra también están incluidas en los documentos, de los que no se puede deducir la intensidad del espionaje al que fueron sometidos los objetivos citados.
Por su parte, la Comisión Europea consideró “inaceptable” el supuesto espionaje a Almunia, y aseguró que pedirá explicaciones a Washington y Londres por el asunto.

Los servicios secretos de EEUU y el Reino Unido espiaron los correos y el teléfono de Almunia