El Atlético, con oficio y sin brillo, da un paso más hacia el título

GRA319. GETAFE (MADRID), 13/04/2014.- El delantero del Atlético de Madrid Diego Costa, tras marcar el segundo gol ante el Getafe en el partido de Liga en Primera División que disputan esta tarde en el Coliseo Alfonso Pérez. EFE/V&iacu
|

El Atlético de Madrid, con goles de Diego Godín y Diego Costa, ganó al Getafe 0-2 sin brillo pero con oficio para dar un paso más hacia el título de Liga, que, tras la derrota del Barcelona frente al Granada, está más cerca del conjunto rojiblanco.
El argumento de “partido a partido” de Diego Simeone secundado por toda la plantilla rojiblanca era justo el que había que aplicar en el Coliseum Alfonso Pérez. El encuentro ante el Getafe era incómodo por el estado del bloque de Cosmin Contra, que se jugaba la vida en su lucha por no descender.
Eso, y que el estadio del Getafe no es de muy buenos recuerdos para el Atlético después de varias temporadas sin sumar allí de tres en tres, obligaba a los colchoneros a emplearse a fondo. A lo mejor no ayudaba la semana, llena de euforia y halagos después de eliminar al Barcelona en los cuartos de final de la Liga de Campeones. El equipo de “Tata” Martino pagó en Granada el esfuerzo y había una opción de que el Atlético también lo acusara.
Pero es lo que tiene Simeone, que no da un respiro a sus jugadores y ha conseguido que cada encuentro sea el último, como si no hubiese un mañana, como si cada día fuera una final por algún título. Aunque no juegue bien, a veces basta. El esfuerzo y la implicación es máxima en cada duelo.
Y en Getafe no iba a ser menos. Sobre todo con la derrota del Barcelona, que no podía desaprovecharla para ser más líder y acercarse a un título muy deseado. Por eso, Simeone sacó a Diego Costa sin contemplaciones. Aunque sentó a Tiago Mendes, uno de los mejores el miércoles en Europa para rotar con Mario Suárez, Diego Costa estaba en punta para dar miedo.
Sin embargo, al Atlético le costó mucho abrir la lata. Sobre todo en la primera parte, donde el Getafe peleó cada balón obedeciendo a las consignas de Contra, que pidió en los días anteriores muchísima intensidad.
Con ese panorama, el partido se atascó y el centrocampismo fue de dominio público. Apenas se pudieron ver ocasiones y casi todas ellas llegaron a balón parado. El Getafe trató de frenar a un Atlético de Madrid en el que Diego Costa, además de dar un susto, hizo de las suyas.

El Atlético, con oficio y sin brillo, da un paso más hacia el título