Testifican que Montserrat remató a Carrasco con tres disparos en la cabeza

21/01/2016 El policía nacional jubilado Pedro Mielgo Silván, que propició la detención de dos de las acusadas del crimen en mayo de 2014 de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco POLITICA EUROPA ES
|

El policía ahora jubilado, Pedro Mielgo, y su esposa, quienes presenciaron el asesinato de Isabel Carrasco, confirmaron ayer que la autora confesa, Montserrat González, se arrodilló sobre la víctima tras el primero disparo y, acto seguido, la remató en la cabeza de otros tres casi a cañón tocante.
El entonces agente fuera de servicio explicó que momentos antes del crimen se cruzó en la pasarela sobre el río Bernesga con la víctima, una mujer rubia, a quien él no reconoció, aunque su mujer, le comentó que se trataba de alguna política porque la había visto en alguna ocasión en televisión.
A pocos metros de ella, iba una segunda mujer, según precisó Mielgo, “demasiado pegado a ella”, a quien el matrimonio identificó inicialmente como su escolta. En ese momento, el policía se quedó de espaldas a ambas mujeres y fue entonces cuando escuchó “un ruido, como un petardo” que le hizo darse la vuelta. “La señora rubia se estaba como cayendo hacia adelante, como si estuviese rígida, hasta que se cayó del todo”.
El policía afirmó que cuando la víctima estaba en el suelo, la otra mujer, a quien identificó como Montserrat, se agachó con la pistola sobre el cuerpo y “a muy pocos centímetros volvió a disparar, a unos cuatro o cinco centímetros” y efectuó tres disparos más.
En ese momento, agregó, Montserrat se levantó, se tapó con el pañuelo, cogió la pistola en la mano y se metió la mano en el bolso, empuñando el revólver, del que se veía la culata. “Iba tranquila”, apostilló.
Más explícita en su testimonio fue su mujer, Elena Morandeira, presente en el momento de los disparos. El primer disparo solo lo escuchó, pero vio los otros tres, uno de ellos fallido, explicó durante el juicio.
Después de escuchar el primer disparo, Morandeira dijo que vio a Montserrat ponerse a la altura de la cabeza de la víctima y doblar las rodillas sobre ella. “Vimos que empuñaba algo, una cosa plateada y le pegó tres tiros. Del último tiro salió humo y a la persona que estaba en el suelo le rebotó la cabeza hacia atrás”.

Testifican que Montserrat remató a Carrasco con tres disparos en la cabeza