Dos partidos bien distintos

Los jugadores blanquiazules celebran uno de los goles en el campo blanquiazul frente la Real Sociedad quintana
|


El Deportivo tiene por delante dos encuentros ligueros en los que se enfrenta a la cara y la cruz, el ying y el yang de la Liga. Este sábado, en horario de Champions, a las 20.45, visitará a un Real Madrid que hoy precisamente tiene Liga de Campeones, pero con un equipo amplio, una plantilla enorme, no solo no lo acusará, sino que los jugadores que salgan al terreno de juego a buen seguro lo harán como verdaderas balas, sobre todo si Zinedine Zidane hace rotaciones.
La holgada victoria ante la Real Sociedad queda para el recuerdo. Tres puntos más y muchos goles, pero simplemente un partido que pasa en el calendario. Las dos jornadas que por delante vivirán la Liga española marcarán como empieza 2017 para los equipos que pelean en la parte alta de la tabla.
Se pueden hacer mil cábalas, pero las jornadas venideras indican, primero, que no hay choques directos entre los últimos clasificados, y segundo, que no se puede elucubrar demasiado con los puntos que hará uno u otro rival. Es evidente, no obstante, que hay escuadras que lo tienen peor que otras, por ejemplo el Depor en la siguiente jornada enfrentándose al todopoderoso líder de la Liga, o el Osasuna recibiendo al Barça.
Precisamente el Osasuna del exentrenador deportivista Joaquín Caparrós será el rival que cierre el año liguero en Riazor en lo que parece será toda una final para los herculinos.

tres puntos, mínimo
Y es que a tenor de los dos equipos con los que el Depor se enfrentará y despedirá un irregular 2016 en lo deportivo, no se puede exigir más que la victoria contra los osasunistas dirigidos por el entrenador utrerano.
El Depor, tras medirse al líder de la Liga, lo hará frente al colista en Riazor, el próximo domingo, día 18, a partir de las seis y media de la tarde.
Soñar es gratis y el Depor ya sabe lo que es ganar en el Bernabéu, la última de las escasas veces en el curso 2004/2005, el último de Irureta, en el que un gol de Luque dio la victoria a los herculinos por 0-1. Eran otros tiempos y las diferencias entre ambas plantillas se han agrandado demasiado. No obstante ya se sabe que siempre hay un fiasco por Madrid o por Barcelona y un partido que los grandes pierden en casa contra un pequeño. Al menos uno por temporada. Si el Depor es el afortunado, perfecto, sino, lo que es evidente es que hay que ganar a Osasuna pase lo que pase en el Bernabéu, se pierda por goleada o no, se empate o no. El equipo no puede dejar escapar más puntos en enfrentamientos directos contra rivales accesibles.

Dos partidos bien distintos