España regresa a su fútbol de toque para certificar el visado a Brasil

Deporte Campeón-2013-10-16-012-bdb46fa8
|

La selección española certificó su pase al Mundial de Brasil, con un triunfo plácido, superior a una débil Georgia que acusó sus numerosas bajas, el día que Albacete rindió homenajeó a su ídolo, Andrés Iniesta, y la Roja recuperó su identidad para volver a ilusionar con goles de Negredo y Mata (2-0).

España necesitaba una buena imagen para cerrar la clasificación al Mundial. Recuperar su verdadera identidad y volver a ilusionar a una afición mal acostumbrada a la excelencia, que ha visto cómo la Roja aparcaba la brillantez en su camino a Brasil. Buena parte de culpa por la falta de ambición de los rivales, que inferiores en calidad técnica se encierran y renuncian a todo con tal de optar a dejar a cero el marcador.
Pero también hubo una dosis de falta de ambición y conformismo. Síntomas que alertaron a Vicente del Bosque para acabar revolucionando su equipo titular en el Carlos Belmonte.
Seis cambios y un problema sembrado en la portería que fue fácil de evitar. Los argumentos para sentar a Iker Casillas los olvidó el seleccionador en Albacete. Devolvió la titularidad al capitán y respondió como siempre hace con la Roja. Sacando una parada salvadora.
Pese a que la defensa de cinco suele dejar con pocas opciones al nueve, Negredo sobresalió del muro georgiano. Hizo trabajar a Loria, primero en un rechace a disparo de Pedro, posteriormente con una chilena fascinante desde la frontal del área que sacó con una buena estirada el portero georgiano, y al final encontró el premio del gol, tras combinación de Pedro e Iniesta, fusilando en carrera a la red.
Era un día especial para Iniesta en el escenario donde nació su leyenda. Ante sus paisanos debutó con la Roja, en el estadio más especial para él, y hoy selló una clasificación al Mundial. Se gustó siendo referencia y sólo le faltó el gol. Lo buscó sin éxito con dos remates que no encontraron portería. Primero por su disparo en semifallo, en el segundo acto cuando se topó con un defensa cuando se cantaba un tanto que habría sido especial.
Casillas evitó el empate en la única llegada con peligro de Georgia. Sergio Ramos se confió y cuando reaccionó le habían superado en velocidad en una de esos contragolpes que son el único arma de un equipo inferior. Iker respondió con reflejos a bocajarro ante Gelashvili.
Del Bosque debe minutos a jugadores que aprecia. Como Juan Mata, que no vive un buen momento en el Chelsea y con la Roja tan sólo había aparecido 15 minutos en la fase de clasificación. Entró al campo con mucho hambre y tras seis minutos encontró el premio del gol. Tras varios rechaces, aprovechó un balón que dio en el cuerpo de Piqué para marcar con la zurda.

España regresa a su fútbol de toque para certificar el visado a Brasil