Os Mallos, Sagrada Familia, Agra do Orzán y Ventorrillo, los barrios con más casos positivos

El barrio de Os Mallos es uno de los más castigados por los nuevos rebrotes | patricia g. fraga
|

La Xunta mantiene, por el momento y en vista de la evolución epidemiológica, las medidas de restricción instauradas en el área de A Coruña para hacer frente a los contagios por el Covid-19 y puso cifras al cribado masivo que arrancó ayer: se harán pruebas PCR a 62.000 personas de entre 18 y 40 años (unas mil diarias).

El lunes ya había empezado el cribado de los colectivos especialmente sensibles y más expuestos, como la Policía, Protección Civil, profesionales de farmacia, funcionarios de la administración local y trabajadores de ayuda en el hogar. De este modo, ya se realizaron 460 pruebas en Abegondo, Bergondo y A Coruña.

Así lo trasladó el presidente gallego en funciones, Alberto Núñez Feijóo, quien explicó que este cribado arranca en la ciudad herculina y las pruebas se irán extendiendo a otras localidades en función de los datos epidemiológicos que obtenga la Xunta en los próximos días. De ello informó tras la reunión del comité clínico, en una rueda de prensa en la que ratificó que la Xunta da por “superado” el brote de A Mariña y, aunque el que más le preocupa es el brote de A Coruña, la tasa de incidencia del virus se ha ido rebajando en los últimos días.

Feijóo comunicó el descenso de “casos huérfanos” en los que se desconoce el origen del contagio del 18 al 8%, y repasó los barrios que “más preocupan” al concentrar más positivos: Os Mallos, Agra do Orzán, O Ventorrillo y Sagrada Familia. El presidente gallego, asimismo, destacó que tres de cada nuevos positivos se circunscriben a la ciudad de A Coruña y ayuntamientos limítrofes, también constató que no se acredita una transmisión a otras zonas de la provincia de A Coruña o de Galicia.

El Gobierno gallego cuenta con un protocolo propio, que se verá obligado a modificar y a adaptar ante las nuevas circunstancias y las nuevas medidas sanitarias, entre ellas la posible obligatoriedad del uso de mascarilla a alumnos de más de más de 6 años.

Área metropolitana

Sanidade también vigila con especial intensidad en el área metropolitana O Burgo, O Temple, Perillo, Santa Cristina, Santa Cruz, Mera y Meicende. En esta situación, tras remarcar que ahora mismo le preocupa “más” que se cumplan actuales medidas restrictivas en vigor que “valorar si puede haber alguna adicional”, informó de que por el momento no se adoptan nuevas decisiones. Con todo, el comité volverá a reunirse mañana para controlar la evolución epidemiológica y decidir si es necesario tomar más medidas, como “seguir reduciendo aforos” o concretar nuevas actividades que no se pueden mantener. Ayuntamientos del área coruñesa acogieron con satisfacción la “leve” reducción de contagios por Covid-19. “Todos debemos participar colectivamente”, aseguró el alcalde de Sada, Benito Portela. Además, manifestó que entiende que si las medidas acordadas “están evitando que se disparen los contagios, sigan”. “Seguiremos acatando las instrucciones”, dijo subrayando la labor que se realiza desde el consistorio para que se cumplan las medidas.

“Es una medida correcta”, expuso, a su vez, la alcaldesa de Bergondo, Alejandra Pérez, para quien “no tendría sentido” ampliar las restricciones. “Ya que parece que, aunque es leve, hay alguna mejora en la situación epidemiológica”. Por el contrario, el alcalde de Cambre, Óscar García Patiño, consideró una “buena noticia” el hecho de que no se incrementen las restricciones y confía en que bajen los contagios.

Satisfacción prudente

Como los demás municipios, desde Oleiros ven “positivo” que las restricciones “estén siendo efectivas”. “Satisfacción prudente”, resumió la primera teniente de alcalde de Oleiros, María José Varela, sobre los datos aportados en el encuentro.

En el caso del Ayuntamiento de A Coruña, la alcaldesa, Inés Rey, manifestó que se seguirá “velando” por el cumplimiento de las medidas. “Con absoluta lealtad institucional tanto con el Gobierno central como con la Xunta”, dijo apelando al “objetivo común” de “controlar” la pandemia y “salvaguardar y velar por la seguridad” de los ciudadanos.

Por su parte, el alcalde de Culleredo, José Ramón Rioboo, respaldó la decisión de Sanidade “por ser los que tienen a su alcance todos los elementos y datos para enjuiciar si es o no correcto”. En Arteixo, por otro lado, el BNG advierte de las necesidades de personal en la sanidad de la localidad. El concejal Xurxo Couto y la diputada Mercedes Queixas anunciaron iniciativas parlamentarias para que la Xunta haga las sustituciones que se precisen.

Os Mallos, Sagrada Familia, Agra do Orzán y Ventorrillo, los barrios con más casos positivos