El comercio encara estas rebajas con temor pero aguarda un ligero repunte

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-08-010-6d81f4e7

Las rebajas son las rebajas. Por mucho que una ley haya ampliado a todo el año la temporada de ofertas, la mayoría de los coruñeses siguen siendo fieles a su cita con los comercios el 7 de enero. Por ello el sector tiene ciertas esperanzas en que se mantenga el repunte que se registró durante la campaña navideña, si bien también las afronta con temor porque los mismos gastos les podrían pasar factura.
El centro de la ciudad y los accesos a las grandes áreas comerciales volvieron ayer a colapsarse pero esta vez fue para conseguir las mejores ofertas de las tiendas en las rebajas. A primera hora de la mañana ya se registraron colas en los accesos a aparcamientos subterráneos como el de la plaza de Lugo. La misma imagen se repitió durante toda la jornada junto a las cajas registradoras de los establecimientos, particularmente de aquellos pertenecientes a las grandes cadenas textiles como Inditex.
Sin embargo, los representantes del comercio no están tan convencidos de que el balance final vaya a ser positivo. Confían en ello pero prefieren mostrar una postura más prudente. “La sensación general fue que en estas últimas semanas se vendió más y ojalá se fuera prolongando esa tendencia pero no sabemos si el gasto que se hizo antes va a influir en que se invierta menos en rebajas”, justificó el presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor.
A su parecer en estas primeras semanas –al margen del día inaugural– habrá “pocas aglomeraciones” comparadas con las de hace unos años y “a medida que vayan aumentando los descuentos se espera que acuda más gente”.
Su homólogo en la Federación Unión de Comercio Coruñesa, Adolfo López, coincidió en la afirmación de que no hay nada que aclare qué ocurrirá. “Ni siquiera se sabe cuándo son las rebajas porque hay comercios que ya empezaron hace tiempo”, lamentó, en alusión a la liberalización de los períodos para reducir precios. En todo caso aguarda que “siga la tónica de mejora mínima de las fiestas”.
“Actualmente con que el saldo no sea negativo, aunque solo subamos un 0,001%, nos conformamos porque lo importante es que no se siga bajando aunque cada vez son más específicas”, recalcó.
En su opinión el problema es que estas temporadas se redirigen mucho hacia el textil y al calzado. En este contexto, ni López ni Agromayor se atrevieron a hacer una previsión de lo que se gastará de media cada coruñés.
“Es difícil calcularlo porque ahora la ley permite hacer descuentos todo el año y, además, tuvimos ese aumento de ventas en fechas anteriores”, destacó Agromayor.

un primer día movido
“Hay gente en las tiendas pero en la calle se nota mucha menos que en la Navidad”, observó el presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor. Tanto Distrito Picasso y Obelisco son los grandes beneficiados por esta época aunque Amor mira al cielo para que la campaña sea todo lo buena que necesitan.
“Va a depender de que haga buen tiempo porque en Navidad cuando llovió se notó que las ventas flojeaban; esperemos que esta semana y la próxima no vaya a peor”, recalcó.
También fue un día fructífero para los grandes centros comerciales, quizá por el hecho de ser el primero y atraer a una mayor cantidad de público con intención de pulsar el mercado.
Desde El Corte Inglés indicaron que el arranque “fue positivo y confirma la tendencia alcista del consumo”. En las cuatro superficies de Galicia, dos de las cuales están en A Coruña (en Ramón y Cajal y Marineda City) se esperaba superar los 150.000 visitantes al cierre.

El comercio encara estas rebajas con temor pero aguarda un ligero repunte

Te puede interesar