Gestagua utilizará un robot para examinar las redes de colectores

|

Gestagua, la empresa concesionaria del servicio de abastecimiento de agua del Ayuntamiento de Culleredo, utilizará un robot para examinar las redes de colectores y encontrar deficiencias en el sistema.

Según fuentes del equipo de gobierno, que preside Julio Sacristán, el pasado mes de febrero se cedió la concesión a Gestagua y en el contrato confeccionado por el Ayuntamiento se apostaba por crear un servicio adaptado a las necesidades de los vecinos, lo que conllevaba una potente inversión en medios técnicos y humanos. Y ayer se pudo, añaden las mencionadas fuentes, comprobar que la inversión en calidad del servicio es una realidad.

El robot, que fue presentado por los responsables de Gestagua al alcalde cullerdense, consiste en una unidad móvil de inspección dotada con una cámara, tan avanzada en el mercado, según los representantes de la empresa, que es la primera de su clase que se ha adquirido en España.

El equipo se introduce en los colectores y los va recorriendo siendo manejado de forma remota desde la unidad móvil. Allí, los operarios disponen de pantallas donde van observando con alta definición lo que capta la cámara.

Esto permite ver el estado de la red, como las juntas o las tuberías, localizar atasques o encontrar elementos ajenos.

La cámara robotizada podrá viajar tanto por la red de saneamiento como por la red de recogida de pluviales. Este último caso es especialmente útil para localizar posibles vertidos.

El robot puede ir examinando las conexiones de inmuebles con pluviales y observar si hay alguna procedente de la red de saneamiento y que por lo tanto es errónea.

Esta unidad móvil está también dotada de otros elementos como una pértiga que introducida en un registro permite al operario ver el estado interior. Es especialmente útil en situaciones de difícil acceso o para efectuar un primer diagnóstico.

 

Camión > Otro de los equipamientos presentados fue un camión de limpieza de alcantarillado de última generación.

Se trata de un vehículo impulsador-succionador, único en la comarca, que dispone de una bomba de presión de 250 kilogramos por centímetro cuadrado. Tiene también una cuba de 8.000 litros de capacidad.

Sacristán se mostró muy satisfecho con los equipamientos tan pionero con los que ya cuentan los vecinos de Culleredo. Resaltó la importancia de realizar una labor continua de prevención.

“Así se puede determinar la realización de tareas de mantenimiento en los puntos que más lo requieren por su estado”, dijo.

 

Gestagua utilizará un robot para examinar las redes de colectores