El exalcalde de Ourense declara durante tres horas ante la juez De Lara

francisco rodríguez sale de los juzgados en compañía de su pareja y de su abogado efe
|

El exalcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, prestó declaración ayer ante la juez instructora de la operación “Pokémon”, Pilar de Lara, sobre un supuesto delito de blanqueo de capitales y, a la salida del Juzgado, dijo que intentó “responder a todas las preguntas” formuladas por la juez “desde la más profunda convicción” de su “inocencia”.
Rodríguez también aseguró que tiene la impresión de que se está haciendo “un juicio general” sobre toda su vida, en vez de perseguir un delito “concreto”.
Además del exalcalde, también prestó declaración ante la juez instructora su pareja  que fue interrogada durante hora y media.
Esta nueva citación se produjo después de los registros efectuados por agentes del servicio de Vigilancia Aduanera a mediados de mayo en la casa de Rodríguez, en Ourense, y en propiedades de su pareja, en los municipios de Verín y Castrelo do Val, en esa misma provincia.
En todo caso, Rodríguez desvinculó esta nueva comparecencia ante la juez De Lara de la documentación intervenida en esos registros domiciliarios, dado que los agentes que los hicieron le notificaron entonces la citación para prestar declaración por segunda vez en el Juzgado de instrucción número uno.
“También le expresé a la juez que estoy deseando saber cuanto antes cuáles son los motivos y las causas por las que se me encausa, porque sino es muy difícil la defensa”, precisó.
Por ello pidió que “cuanto antes se levante el secreto de sumario”, cuya prórroga, según confirmó su abogado, Gerardo Viado, ya ha sido recurrida al menos “en tres ocasiones” por la defensa del exregidor, al considerar que el desconocimiento sobre los hechos que se le imputan lo deja en situación de “indefesión”.
Acerca de los hechos que han motivado la imputación de su pareja en la causa, afirmó que “es una buena pregunta” que sólo puede responder la juez instructora, aunque según su criterio se debe a que “cometió el error de compartir el lecho” con él mismo.
“Lo que tiene Mercedes es de hace 25 años, que ni me conocía, ni me esperaba. Lo mío, es un piso con 35 años de hipoteca y un coche, que está ahí fuera, con once años. Ése es mi patrimonio, aquí y en el resto del planeta”, insistió.
Fuentes jurídicas confirmaron que en el transcurso del interrogatorio las preguntas de la instructora se centraron, en parte, en aclaraciones relativas a la documentación intervenida por los agentes en los registros domiciliarios en la casa del alcalde y en las propiedades de su pareja.
En todo caso, también formuló preguntas sobre los movimientos de las cuentas de ambos, dado que previamente la juez había solicitado información sobre las mismas, e incluso se interesó por operaciones de 2008.
Por otra parte, el exregidor opinó que en el Ayuntamiento de Ourense, desde que él presentó la dimisión, ha habido un cambio que ha afectado “a la expresión libre y democrática” de los ciudadanos.
“Lo que me sucedió a mí, exigió un cambio y, desde aquel momento, lamentablemente, hay una situación mucho más confusa”, pero se están “haciendo todos los esfuerzos posibles” para “continuar gobernando para la ciudad”, apuntó.
Respecto a la posibilidad de regresar a la política si finalmente queda absuelto en la operación “Pokémon”, el exregidor agradeció “la confianza infinita que le demostraron los ciudadanos de Ourense”, aunque también reconoció que en estos momentos se encuentra “algo defraudado de otras cosas de la política y de los políticos”.

El exalcalde de Ourense declara durante tres horas ante la juez De Lara