La Asociación de Artistas pide auxilio

17 mayo 2013 página 17 A Coruña.- La Asociación de Artistas acoge la exposición de la joven coruñesa Vanessa Lodeiro
|

Sin más inyecciones económicas que las cuotas mensuales que aportan sus 140 miembros actuales, la supervivencia de la Asociación de Artistas de La Coruña pende de un hilo. Fuentes del colectivo apuntan que la crisis ha provocado que en 2013 se desvincularan de la entidad con sede en Riego de Agua cerca de 50 artistas. Por otra parte, las pocas ventas registradas no les permiten afrontar el coste del alquiler de un bajo donde llevan proyectando sus obras desde hace años.
Ante este panorama, los socios hacen un llamamiento a los creadores coruñeses, no solo pintores, sino también escultores, escritores y fotógrafos para que aquello que empezaron a construir nombres tan importantes como Sotomayor, Lloréns, Seijo Rubio, Mª Dolores Díaz Valiño, Ramón Torrado, Ricardo Camino o Alfredo Souto en 1934 no se desvanezca. Los cerca de 80 años de historia son razón suficiente para que los que están al mando de la nave sacrifiquen sus ahorros en la institución.
Sin embargo, no llega con esto. En la actualidad, deben tres o cuatro meses al propietario del local, que les ha dado un plazo para que busquen financiación. Y es que los miembros protectores, entidades y empresas colaboradoras de antaño que permitían llevar a flote a la entidad sin sudores dejaron de aportar fondos paulatinamente y hoy por hoy la Asociación de Artistas solo recibe el empuje de los que usan pincel.
Esto junto con que el Gobierno local no les da ninguna subvención desde 2012 hace inviable el futuro de una agrupación histórica, que trata de encontrar soluciones para no desaparecer. Una opción estaría en cambiar su ubicación por otra cuyo alquiler no sea tan caro. Desde el colectivo señalan que el bajo no ha recibido ningún lavado de cara desde que ellos lo cubren con sus improntas así que se plantean la posibilidad de irse. La otra alternativa pasaría por abrirse a otras manifestaciones artísticas. Por eso, convocan a los creadores a que entren a formar parte y le den oxígeno a golpe de actividades. Tal y como lo hicieron a lo largo de una historia que, en breve, publicará la Diputación.

La Asociación de Artistas pide auxilio