La defensa de Orozco estudiará si la grabación al alcalde en su despacho pudo ser manipulada

GRA282. LUGO (GALICIA), 07/04/2014.- El alcalde de Lugo, José López Orozco (2d-fondo), durante el pleno municipal celebrado hoy en la Casa Consistorial, en la capital lucense. EFE/Eliseo Trigo
|

La defensa del alcalde de Lugo, José López Orozco, en la operación “Pokémon”, estudia la posibilidad de someter la grabación que realizó un antiguo policía local en el despacho del regidor a un análisis “técnico” riguroso para determinar si este audio incorporado al sumario de la causa pudo ser manipulado.
El letrado Gregorio Arroyo explicó que su intención es someter esa grabación al “dictamen de un perito” o de un “técnico especialista” para determinar si en el archivo entregado a la juez Pilar de Lara hay “cortes” para eliminar partes de la conversación.
Explicó que la defensa volverá a escuchar con atención esa grabación, seguramente en compañía del alcalde, para ver si fueron suprimidas “partes”, que podrían dejar en buen lugar al regidor.
La defensa mantiene que esa grabación, que es “muy mala técnicamente” y tiene “silencios muy largos”, no “recoge todo lo que ocurrió ese día en el despacho” del alcalde, cuando ese antiguo policía local fue a pedirle trabajo a Orozco.
En relación con esa entrevista, el regidor reconoció públicamente que no estuvo “afortunado en esa conversación” y que sus palabras podrían dar lugar a “equívocos perversos”. Sin embargo, dijo que “no hay duda” de los “hechos”, porque esa persona no fue contratada ni por el ayuntamiento ni por ninguna empresa que trabaje para el consistorio.
“Nadie me va a convencer nunca para que cometa una ilegalidad”, aseguró Orozco, quien anunció que emprenderá acciones legales contra esta persona tan pronto como le sea posible.

Contrato de la grúa
Mientras tanto, el Ayuntamiento de Lugo revisará el contrato de la grúa municipal, cuya concesionaria, la empresa Cechalva, fue investigada en la “Pokémon”, para analizar si le resultaría más rentable al consistorio asumir la gestión del servicio.
El pleno llegó el lunes a un acuerdo en ese sentido, después de que el edil popular Enrique Rozas denunciase que cada coche retirado por la grúa le cuesta mil euros a los lucenses y que el déficit de este servicio, que ya asciende a 3,5 millones, podría aumentar de forma exponencial hasta el final de la concesión.
Después de ese acuerdo plenario, Orozco confirmó que su intención es dar cumplimiento de forma estricta a lo acordado y en el menor tiempo posible.
De hecho, comentó que ya ha  pedido a los responsables del Servicio de Actas municipal lucenses que le diesen traslado del acuerdo a los “servicios correspondientes” para que comiencen a trabajar en la elaboración de ese informe.
El regidor apuntó, de hecho, que esa evaluación sobre la conveniencia de rescatar el contrato de la grúa municipal será realizada por los “funcionarios del ayuntamiento”.

La defensa de Orozco estudiará si la grabación al alcalde en su despacho pudo ser manipulada