El terrorismo golpea Barcelona

|

Al menos 13 personas murieron ayer en un atentado terrorista que tuvo lugar en La Rambla de Barcelona, y más de 100 resultaron heridas después de que una furgoneta atropellase de forma indiscriminada a los ciudadanos que paseaban por la zona. De entre las víctimas mortales, cinco de ellas son niños, según RTVE.
Sobre las 17.00 horas de la tarde, una furgoneta de color blanco embistió a la multitud de ciudadanos, muchos de ellos turistas, que en ese momento paseaban por la que es una de las principales arterias de la ciudad. Esa furgoneta ya fue interceptada.
Dentro de la operación antiterrorista desplegada, las fuerzas de seguridad localizaron también un segundo vehículo sospechoso en el municipio de Vic (Barcelona), que agentes especializados en explosivos examinaron sin encontrar peligro, aunque investigaban si tenía relación con el atentado de La Rambla.

Dimensiones graves
En una declaración institucional en el Palau de la Generalitat –acompañado del vicepresidente, Oriol Junqueras, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau– tras presidir un gabinete de crisis, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dijo que se trata de un atentado “de dimensiones muy graves” que ha conmocionado al mundo entero, y que la cifra de afectados podría variar.  
El conseller de Interior, Joaquim Forn, que compareció junto al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, condenó el ataque y remarcó que existen “indicios muy claros” de que se ha tratado de un atentado terrorista. El conseller, que también advirtió de que la cifra de víctimas podría aumentar, recomendó a los barceloneses que permaneciesen en sus casas y no se acercasen a la zona de Plaza de Cataluña y Las Rambla, donde se produjo el ataque. 
Forn mostró también su preocupación por el tipo de acción perpetrada en el corazón de Barcelona. Insistió en su recomendación para que los barceloneses no saliesen de sus casas si no era “estrictamente necesario” .
El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, vinculó el atentado en La Rambla con la explosión que tuvo lugar el miércoles por la noche de una vivienda en Alcanar (Tarragona), en el que murió una persona y otras siete resultaron heridas.
 Por otro lado, dos agentes de los Mossos d’Esquadra fueron atropellados por un coche que se saltó un control policial en la avenida de la Diagonal de Barcelona. Los mossos participaban en el dispositivo “Jaula”, que se activó tras el atentado para cerrar la zona más cercana, así como las principales vías de acceso y de salida de Barcelona con la finalidad de dificultar el movimiento de los terroristas.
El sospechoso fue después localizado muerto en su coche, a tres kilómetros de donde los agentes le intentaron detener a tiros. Según fuentes cercanas a la investigación, el hombre se saltó hacia las 19.45 horas el dispositivo de control de salida establecido en la avenida Diagonal de Barcelona tras el atentado, momento en el que atropelló a dos agentes.
Los dos agentes no sufrieron lesiones de gravedad, por lo que no se teme por su vida. La agente, que es la que sufrió una mayor afectación, tiene el tobillo roto como consecuencia del atropello. 
Para que el sospechoso no se saltara el control, los agentes del dispositivo antiterrorista dispararon contra el conductor del vehículo, que pudo proseguir su marcha, si bien fue localizado poco después, sin vida, a la altura del edificio Walden de Sant Just Desvern (Barcelona), a unos tres kilómetros de donde estaba establecido el control. l

El terrorismo golpea Barcelona