El Cerceda recibe a un rival directo, el Lloret, tras un mal inicio de año

|

A pesar de que el año no se inició con un resultado positivo, tras el buen balance que habían arrojado los últimos partidos de 2015, la plantilla del Cerceda confía en recuperar ese buen momento de juego del que ya dio cuenta en el segundo periodo en Vilafranca. 
Hoy, a las 12:30 horas, recibe en el Pazo de Deportes Presidente González Laxe al Lloret, uno de los tres equipos que ascendía a la OK Liga en la presente campaña y que durante muchas jornadas estuvo en puestos de descenso, pero de los que ha salido gracias a sus victorias como local. En los seis encuentros que ha disputado hasta el momento como visitante tan solo ha logrado un empate, precisamente ante el CP Vilafranca en el primera jornada de la OK Liga.
Contando el de hoy restan dos encuentros para que finalice la primera vuelta y, aunque los de Juan Copa van semana a semana, sí sería sumamente importante ganar esta mañana e intentar puntuar en la próxima jornada ante el colista, el Calafell, en una de las temporadas más igualadas que se recuerdan en los últimos años, pues dos victorias seguidas podrían volver a colocar a los rojiblancos en la zona media de la tabla.
Los hombres de Juan Copa ocupan en estos momentos la antepenúltima posición, con doce puntos. Solo están por debajo el Alcoy, con once, y el Calafell, con siete.
Por arriba, el SHUM Maçanet tiene catorce, aunque un partido más que los cercedenses. Con dieciséis está precisamente el Lloret, y con diecisiete el Lleida (que también juega esta mañana, frente al Igualada) y el Vilafranca, con un partido más.
Con todo, una victoria hoy aseguraría al Cerceda salir de los puestos de descenso, en los que entraría el SHUM Maçanet, así como colocarse a solo un punto del Lloret. 
Juan Copa confía en que sus hombres hagan un buen partido delante de sus aficionados y consigan una victoria que tiene un valor mayor por tener enfrente a otro equipo de la zona baja de la clasificación.
 

El Cerceda recibe a un rival directo, el Lloret, tras un mal inicio de año