Los hosteleros pedirán al Ayuntamiento que los sonógrafos no sean obligatorios

01 junio 2013 A Coruña.- La hostelería teme la imposición de cuotas desde nueve grupos similares a la SGAE Muchos empresarios pensaron que era un timo al iniciar el cobro por separado

La consecución de la nueva ordenanza de ruidos es un hito importante para la Asociación de Hostelería de A Coruña pero eso no impedirá que intenten puntualizar algunos contenidos del articulado. El presidente de la entidad, Héctor Cañete, avanza que solicitarán al Ayuntamiento que no obligue a colocar sonógrafos por sistema a todos los locales con música por el elevado coste que conllevaría esa nueva instalación. Además, para aquellos negocios que quieran hacerlo de motu proprio pedirán una línea de ayudas.  
Los abogados de la Asociación de Hostelería de A Coruña trabajan en el análisis de la nueva ordenanza de ruidos para ver si el texto se corresponde con sus demandas si bien su presidente, Héctor Cañete, ya avanza que les preocupa la intención del gobierno municipal de imponer, por norma, los sonógrafos en los locales de los grupos II, III y IV (pubs, discotecas o karaokes, entre otros). En el documento actual esa exigencia también se extiende al grupo I.B., en el que se integrarán aquellas cafeterías y restaurantes que decidan programar música ambiental.
“Se indica que tendrán que tener sonógrafos conectados al Ayuntamiento pero nuestra propuesta es que se continúe como hasta ahora y se obligue a conectarse únicamente a aquellos establecimientos que incumplan los límites varias veces”, explica Cañete. Considera que ni los hosteleros ni la Policía Local disponen de los medios técnicos para establecer una red de control de sonógrafos tan amplia.

un gasto de futuro
“Sería inviable y es un desembolso que estaría bien de cara al futuro, al hilo del proyecto de smart city, pero ahora no procede”, asegura. Y es que, concreta, los costes de colocar uno de esos aparatos –que en muchos locales, sobre todo pubs y discotecas, se instalan por sistema– son muy elevados para el momento actual dado que los empresarios han visto reducidos sus ingresos.
“Además los aparatos están todavía en evolución para recoger en red los datos”, insiste el representante del sector, que ve “comodidades” de cara al futuro porque si un vecino los denuncia  los agentes podrán ver desde una central si de verdad están incumpliendo las limitaciones sonoras. Y es que ahora si se denuncia aquellos empresarios que disponen de estos sistemas tienen que pagar a una empresa externa para extraer los datos. Cañete asegura que ese será un punto importante de sus alegaciones porque es lo que “preocupa” a los compañeros.
No obstante, precisamente de cara al futuro su intención es solicitar al gobierno local que abra una línea de ayudas “para implantar los sonógrafos” para que la novedad se vaya incorporando a los establecimientos de forma paulatina. “Hay que incentivarlo o dar subvenciones para ir poquito a poco”, zanja.

Los hosteleros pedirán al Ayuntamiento que los sonógrafos no sean obligatorios

Te puede interesar